El amor en los tiempos de la tecnología

Federico Reyes Heroles ha escrito ensayo en diversos medios, pero también ha dejado huella en la literatura, ahora vuelve con El Abecedario
Federico Reyes Heroles ha escrito ensayo en diversos medios, pero también ha dejado huella en la literatura, ahora vuelve con El Abecedario (Luz Vázquez)

(Jesús Alejo Santiago) El amor es uno de los grandes temas de la literatura universal y de todos los tiempos: parecería que abordarlo resultaría cada vez más complicado, pero el escritor y politólogo Federico Reyes Heroles está convencido de que no se ha reflexionado suficiente sobre el tema dentro de la literatura, que hay aristas sin tomarse en cuenta.

Quizá porque en su bibliografía literaria los personajes femeninos juegan un papel muy importante, convencido de que “los varones hemos sido muy injustos en nuestro tratamiento hacia las mujeres y en nuestra comprensión de las mujeres”, es que surgió su más reciente novela El abecedario (Alfaguara, 2013), en la que se planteó una revisión de uno de los grandes temas y misteriosos del ser humano: el amor, a la que “le hemos dedicado muchas líneas, pero muy poco orden al asunto del amor y de los amores”.

“Y el primer punto sería ese, el plural: de qué tipo de amor estamos hablando. Hay veces que confundimos el amor que se tienen unos adolescentes con el que se puede tener una pareja de personas maduras o el que tiene una pareja en la vejez; todo va cambiando, el amor de los jóvenes es mucho más impulsivo, mucho más carnal, pero también puede ser más superficial”.

“Cuando un adolescente le da la mano a otro adolescente, el significado que tiene esas dos manos unidas es muy diferente al que puede tener el que una mujer mayor recargue su brazo sobre el de un adulto mayor: esas son las distintas señales que tenemos que abrir”.

De acuerdo con el autor de Canon, lo que buscó reflejar en su más reciente novela fue volver a poner una serie de temas de los cuales no hablamos, una serie de términos que van ligados al amor y que en este torbellino del siglo XXI no nos damos el tiempo para reflexionarlos, sobre todo por la existencia de infinidad de estereotipos: por ejemplo, solemos imaginar que un hombre maduro que enviuda o se divorcia, en automático se va a ir con una mujer más joven, porque ocurre muy frecuentemente.

“Lo que nos ha hecho mucho mal y nos ha cegado, en relación al amor o a los amores, son los estereotipos que nos han invadido a través del cine, de las telenovelas, de la pantalla en todas sus formas, que han desplazado una versión mucho más racional de lo que es el amor: el amor en contraste con la soledad, con el desamor, con el odio.”

Para su historia, Federico Reyes Heroles aprovecha a la filosofía, que desde su perspectiva debiera estar para ayudarnos en la vida cotidiana, pero cuando uno se acerca a los anaqueles de libros de autoayuda, “lo que pienso es en el desperdicio de filósofos que no alcanzan a escribir de una manera adecuada para el gran público”.

“Deberíamos de acudir a la filosofía sin todos esos ropajes de severidad y lejanía, de que sólo para hombres y mujeres sabios: es una forma de leer la vida, entonces éste filósofo plantea dilemas de todos los días. Por eso creo en la novela-ensayo, que puede aportarle al ser humano conocimiento; no tiene nada de malo que la gente aprenda a través de una novela.”

El abecedario, de alguna manera, parte de la necesidad de reinventar el amor de manera permanente para que siga vivo, para lo cual hurga en diferentes acepciones que están vinculadas con el amor.

< Anterior | Siguiente >