Salón de Derecho, un encuentro para hacer negocios

Croacia, Suecia, Puerto Rico y Holanda se unieron a la lista de países que convergerán para negociar posibles compras de derechos de autor.
Croacia, Suecia, Puerto Rico y Holanda se unieron a la lista de países que convergerán para negociar posibles compras de derechos de autor. (Milenio Digital)

(Teresa Jasso) La Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara es el punto de encuentro para 120 empresas, de 29 países, que tienen como objetivo establecer negociaciones de compra-venta de derechos de autor con una proyección superior a los 2 mil 500 encuentros de negocios.

“Este año crecimos, somos 12 mesas más que el año pasado. Y dentro del área internacional, contamos con la participación de cuatro países que se suman a esta edición: Croacia, Suecia, Puerto Rico y Holanda”, informó Rubén Padilla, coordinador de programas para profesionales de la FIL.

Ubicada en el Área de Profesionales, el Salón de Derechos de Autor es el espacio donde editoriales y agencias literarias sostienen charlas para realizar transacciones, a fin de conquistar los mercados extranjeros con la publicación de obras literarias traducidas a diferentes lenguas. 

El acceso al salón, de uso limitado sólo a profesionales, funciona a través de citas. Las empresas registradas agendan reuniones con otros profesionales para efectuar las negociaciones. Es un espacio con flujo de tráfico relativamente escaso en comparación con otras áreas de la FIL, pero que representa un nivel importante de transacciones económicas.

“Los países que más representatividad tienen —en esta edición— son México con 24 empresas, Reino Unido con 18, Estados Unidos con 14, España con 14 y Chile con nueve; hay otros presentes, aunque en menor escala, como Turquía, Polonia, Suiza, Dinamarca”, dijo Padilla tras citar que durante los tres días para profesionales se manejan un promedio de entre siete y 10 reuniones al día por empresa.

En la edición pasada se dieron 2 mil 300 encuentros de negocio, con una dinámica de interacción personalizada, “por ejemplo, si yo soy un editor de Polonia y estoy interesado en publicar a Roberto Bolaño, entonces en el Salón de Derechos encuentro a su editor, hago la negociación para obtener sus derechos, traducir la obra y poder publicarla en Polonia.  Igualmente, si yo tengo obras en español y me interesa que se publiquen en otras lenguas, aquí es donde puedo encontrar editoriales o agencias para la representación poder hacer la publicación”, comentó Padilla, enfatizando que para esta FIL fue tal la manda que 12 compañías se quedaron fuera del salón, en espera para el próximo año, aunque éstas no tendrían ninguna preferencia.

Sobre los montos de transacciones que se concretaron en 2012 y las proyecciones para este año, el coordinador de programas para profesionales dijo que todo es muy relativo y no es posible determinar una cifra precisa.

“Predomina la diversidad. Hay empresas con un perfil muy especializado, dirigido a cierto público, de cierta edad, con cierto género… que tal vez su rango de negociación es muy limitado y, en cambio, hay otras compañías que tienen un acervo editorial muy grande y con gran capacidad de compra, por lo cual el monto de transacciones es mucho mayor que el primer caso. Entonces, en este entorno, de establecer una cifra no sería apegado a la realidad, sería ambiguo”.


< Anterior | Siguiente >