Rinden homenaje a un escritor que no envejece

Homenaje al escritor mexicano Jorge Ibargüengoitia en la FIL.
Homenaje al escritor mexicano Jorge Ibargüengoitia en la FIL. (Luz Vázquez)

(Jesús Alejo Santiago) El México que se encargó de contar Jorge Ibargüengoitia no ha cambiado demasiado, por eso los escritores que se reunieron para rendirle un homenaje a 30 años de su muerte, coincidieron en señalarlo como un escritor que no envejece, “es el que menos ha envejecido de su generación, porque el país que el cuenta no ha cambiado nada”, a decir de Pedro Ángel Palou.

En la mesa de reflexión, Juan Villoro recordó que el humor que define la obra de Ibargüengoitia era su forma de respirar, “su manera de ver el mundo es a distancia irónica: sentía que continuamente era malinterpretado porque la gente le decía ‘qué divertido eres’ y él sentía que secretamente le reclamaban: ‘lástima que no seas más profundo’, aunque al final nos enseñó que el humor es un atributo de la inteligencia”.

“Jorge reinventó el arte de la crónica hablando de todos los temas bajo el sol con una mirada única y con una capacidad de ironía, que de alguna manera reflejaba lo que somos los mexicanos: Instrucciones para vivir en México es el mejor prontuario para tratar de entender este país incomprensible.”

Ya antes Jorge Zepeda Patterson, Antonio Ortuño y Benito Taibo habían reflexionado sobre el tono que definía su cuerpo bibliográfico: “mordaz, fársico… un poco cabrón, que nos enseñó que quien no es capaz de reírse de sí mismo, no tiene derecho a reírse de los otros”.

Para Antonio Ortuño “se trata de un observador agudo, atento a las mezquindades y ridiculeces de quienes los rodean, aunque nunca se propone como ajeno a ellas: sus narradores son tan asnos como las víctimas de sus ironías”.

Al final, de alguna manera el reconocimiento de todos los participantes del homenaje a Jorge Ibargüengoitia podría resumir en unas palabras de Jorge Zepeda Patterson: “un buen chiste, un buen cartón, permite ver las cosas del mundo y sus contradicciones mejor que un ensayo. Hay novelas y columnas de Jorge que son un tratado de antropología política y el mejor fresco posible sobre la vida pública”.


< Anterior | Siguiente >