Guillermo de Anda revela los secretos de los cenotes mayas

La investigación del arqueólogo acuático ha revolucionado lo que se conocía sobre los mayas de Yucatán.
La investigación del arqueólogo acuático ha revolucionado lo que se conocía sobre los mayas de Yucatán. (Luz Vázquez)

(Rigoberto Juárez)

El arqueólogo Guillermo de Anda, único mexicano condecorado como explorador emergente de la National Geographic, presentó en la FIL los secretos que ha encontrado durante 25 años de investigación en los cenotes mayas.

La investigación del también arqueólogo acuático ha revolucionado los libros de texto de historia de la península de Yucatán. Sumergido en los casi 1390 kilómetros de cenotes yucatecos no sólo ha encontrado restos óseos de la prehistoria, sino que descubrió un mundo nuevo sobre los rituales que los mayas realizaban en sus cenotes.

¿Qué secretos han revelado los cenotes mayas?

“Me atrevo a decir que lo más importante que hemos encontrado, digamos el secreto que se ha revelado es que el sistema ritual de los cenotes es infinitamente más complejo de lo que creíamos. Se creía antiguamente que sólo consistía en llegar a un cenote, arrojar una vasija o sacrificar una persona, pero encontramos un sistema d pensamiento muy complejo que responde a cuestiones climáticas y ambientales. Hemos aprendido que los mayas eran muy selectivos en sus rituales y todo parece indicar que el principal motivo (de los sacrificios) era para propiciar la lluvia y esto los llevaba a realizar rituales en los cenotes

“El secreto es que encontramos un complejo ritual extensísimo que tiene que ver con las cuevas secas, que tiene que ver con diferentes temporalidades, que los cenotes no son únicamente lugares para recibir prendas y se obtenía agua, sino que eran marcadores astrológicos y eran determinantes para la ubicación de las ciudades y saber dónde y cómo construir”.

¿Qué ha aportado a nivel mundial su investigación?

“Se ha aportado el decir ‘tenemos esta cantidad de agua debajo del subsuelo’, y específicamente para la arqueología maya hemos aportado el entender una nueva forma de hacer rituales, y lo más importante de nuestro trabajo el hecho de saber que hubo un cambio climático que afectó a los antiguos mayas de una manera extraordinaria y que tuvieron una manera de supervivencia igualmente extraordinaria a través del agua de los cenotes, además de que los cenotes nos están aportando datos de cómo se está comportando el agua de lluvia y son datos útiles”.

Incluso su investigación revela que hubo hombres prehistóricos en Yucatán, ¿no?

“Algo importante que aporta nuestra exploración es que ya sabemos que en la península hubo hombres muy tempranos. Hace 20 años en cualquier libro de arqueología de la península decía que no se tenía certeza de ocupación muy antigua, lo más antiguo era de 3500 años, pero encontrar este depósito de mega fauna extinta: mamutes, tigres diente de sable, osos y ocho humanos, es un hallazgo increíble que hace reescribir la historia cultural de la península”.

¿Cree que hay más secretos que relevarse?

“Afortunadamente hay muchísimos. Hemos explorado muchísimos lugares, hemos tenido muchos descubrimientos, tenemos muchas interpretaciones, vienen muchas publicaciones, pero tengo que ser honesto, tenemos muchas más preguntas que respuestas. Es muy extensa esta zona y hay trabajo para varias generaciones”.


< Anterior | Siguiente >