Bono, en el nombre del poder

(Teresa Jasso) Harry Browne, autor de Bono: En el nombre del poder, describió los claroscuros que se tejen alrededor de la estrella de rock durante la presentación de su obra en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

Entre amistades políticas a su conveniencia, paraísos fiscales y dudosos proyectos benéficos Browne muestra la otra historia de Bono, la figura del líder de U2, tan asociada a la música como a su imagen benefactora de labor humanitaria.

De la editorial Sexto Piso, llega a la FIL una recopilación de datos sobre el cantante y la forma de llevar sus negocios de Irlanda a Holanda para pagar menos impuestos; también se le acusa de haber asociarse con las políticas neoliberales para combatir el hambre en África con un mensaje donde afirma que los ricos y poderosos, como Bill Gates, se ocuparán de ello.

Para Harry Browne, la figura de Bono era alguien que sólo buscaba hacerse más publicidad, aunque, dijo, al final descubrió que había hechos que lo estructuraban mucho más cínico y corporativo de lo que esperaba.

De las reacciones de los miles de fans que tiene el vocalista de U2 alrededor del mundo, el autor dijo que no han reaccionado tan mal como lo esperaba, aunque sí –aclaró- muchos han expresado su gusto por la música de la agrupación a través de sus cuentas de Facebook y Twitter, al menos a Browne le satisface que les abrió los ojos respecto a la imagen que tenían de esta figura del rock internacional.

“Durante muchos años he visto a Bono y él es una figura muy importante, pero (…) Yo me considero un periodista y activista, podría decir que mi periodismo es un activismo formal, por lo cual escribir este libro me resultó algo fabuloso”.


< Anterior | Siguiente >