• Regístrate
Estás leyendo: La normalidad es una preconcepción que siempre es excluyente: Amara
Comparte esta noticia
Jueves , 21.06.2018 / 22:34 Hoy

La normalidad es una preconcepción que siempre es excluyente: Amara

Publicidad
Publicidad

(Alejandro Velazco) Siempre, desde algún punto de vista, todos formamos parte de lo excéntrico y no convencional. La normalidad es un piso poco firme. Esto se dilucida en el más reciente libro publicado por Luigi Amara, Los disidentes del universo.

Escribiste sobre personajes únicos, e interesantes, ¿por qué, cuál fue la motivación de hacer este libro?

“Intenté hacer una galería de individuos de algún modo excéntricos, de algún modo marginales también, que se apartan de la norma, pero más que la sola galería lo que me interesaba es lo que la galería puede hacer con nuestras rutinas, con nuestras creencias más básicas, nuestras instituciones, lo que damos por sentado. Cómo el contraste entre el estilo de vida que eligió de repente cada uno de estos individuos haya una especie de corto circuito entre nuestras preconcepciones y nuestra manera ordinaria de llevar la existencia y en esa medida cómo buscar y preguntarnos sobre la solidez de nuestras costumbres, por qué hacemos lo que hacemos y hacer un libro que creara ciertas grietas en el terreno que creemos fijo, el terreno de todos los días en el que nos movemos”.

¿Esta salida de lo convencional es en todos los casos una decisión, no es -como en el casos de Julia Pastrana- algo natural?

“Pastrana es un individuo fascinante por sí mismo, ha dado pie a libros y libros, películas y demás, lo que y quise hacer en el texto no fue enfocarme tanto en Pastrana sino en el esposo, y en esa medida el esposo elige estar con ella o casarse con ella y un poco la decisión de casarse con ella tiene que ver con hasta qué punto hemos, sobre todo la historiografía, ha convertido en un monstruo al esposo de Pastrana por no poder aceptar que alguien se enamore de Julia Pastrana”.

¿Qué es para ti lo normal?


“El tema en general del libro es hasta qué punto la normalidad es construida, es contingente, es azarosa y quizá muchas veces inexplicable. No sabemos muy bien por qué por ejemplo hacemos cola, nosotros llegamos a un lugar y hacemos cola pero si viviéramos en Holanda nos daríamos cuenta que ahí la normalidad es otra.

Yo creo que depende de muchos factores, pero lo que me interesaba más que indagar que es la normalidad era una tanto cómo hacer sentir que la normalidad es frágil y es resbaladiza, cambiante y relativa y que muchas veces ese sentido de dependencia que nos rige de formar parte de algo, que obviamente para formar parte de algo tienes que ubicar a un otro al que excluyes, que esa necesidad de comunidad, de pertenencia, en realidad muchas veces puede ser arbitrario, injusto, lleno de excentricidades. La normalidad nuestra puede ser la excentricidad de otro. Es un poco eso, mirar con otros ojos nuestro presente, nuestras prácticas, nuestras creencias básicas”.




Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.