Celebra Durango 450 años de historia

Durango celebra sus 450 años de fundación, celebración que para algunos significa hacer un alto y reflexionar sobre el pasado, aprender de sus errores y caminar firmes hacia un futuro prometedor.
La ciudad de Durango está ubicada al norte de México, en un valle que está acorazado por las Sierra Madre Occidental y la Sierra Madre Oriental, su nombre significa "Al otro lado del Río" o "Más Allá del Agua".
Javier Guerrero, historiador y cronista de la ciudad, indicó que las primeras exploraciones españolas al norte del país fueron buscando una montaña de plata. Ginés Vázquez del Mercado creyó que la había encontrado, pero su montaña en medio de un valle, resultó ser de fierro.
El Cerro del Mercado, (nombre que adoptó por su explorador), es parte del paisaje de la ciudad, y del cual, actualmente se explota fierro, sin embargo, la ciudad no se construye por su actividad minera, sino por una cuestión política.
La historia de esa urbe se remonta a cuando el Rey ordenó la creación de la capital del Reino de la Nueva Vizcaya, cuyo límite era en donde terminaba el Reino de la Nueva Galicia (ubicada al sur del país), sin embargo, en esa época existía una controversia, ya que no había un límite territorial.
El historiador precisó que la Nueva Galicia tenía misiones de evangelizadores en la Villa de Nombre de Dios y en San Juan Bautista de Analco, mismos que hoy son territorio del estado.
Según la legislación, la capital de reino debía tener por lo menos un límite menor de 25 leguas respecto al otro territorio, quedando así fija la circunscripción de la Capital del Reino de la Nueva Vizcaya, lo que hoy es la ciudad de Durango.
Una vez delimitados los reinos, Francisco de Ibarra, un explorador español se hizo cargo de la fundación de la Capital, para lo cual mandó a realizar el trazo de la ciudad.
Así, el 8 de julio de 1563 en un solar que ahora es la esquina de la calles 5 de Febrero y Juárez se pregona el Bando Solemne de la creación de la Capital del Reino de la Nueva Vizcaya o Villa Durango como fue nombrada por el español.
De allí, empezaron a dar lotes a españoles, para que hicieran sus casas y tuvieran un pedazo de tierra para poder sembrar y tener ganado para su sustento, además de establecer comercios para dotar de servicios y víveres, eran de 18 a 22 españoles.
En el territorio había población indígena, conformada mayormente por Tepehuanos que fueron difíciles de evangelizar, creando una relación conflictiva con los españoles.
Esto los llevó a una lucha de resistencia en 1616 y finalmente fue ganada por los españoles en 1619, por lo que los grupos indígenas se replegaron unos hacia el norte del estado y otros hacia el sur, sitios en donde no había intereses económicos de los españoles.
Ante la resistencia de estos grupos, los españoles trajeron como esclavos a la capital del estado a indígenas náhuatl, tlaxcaltecos, y esclavos negros, para que trabajaran en las minas ubicadas fuera de la capital, por lo que de esta población se conformó la Nueva Vizcaya.
En 1620, una de las cuestiones que se planteó el reino fue que el levantamiento se debió a que no se tenía una evangelización efectiva, por ello, se instauró en la ciudad el nuevo Obispado, y a consecuencia de ello, se consolidó la población que se había mermado por el enfrentamiento indígena.
Guerrero recordó que en ese entonces, la Iglesia católica tenía el control financiero, por lo que todos los pagos de tributo, así como créditos se tendrían que hacer en el Obispado, naciendo así Durango como una ciudad gobierno-administrativa.
En 1630, el Obispo pidió al Rey que se declarara a la Villa de Durango o Villa del Guadiana, como ciudad, ya que un rango jerárquico como él, no podría vivir en una Villa, por lo que al aceptar España, Durango se declaró como ciudad y se mandó el escudo de armas.
En 1632, se descubrieron las minas de Parral, -situadas actualmente en Chihuahua- ricas en oro y plata, por ello, el gobernador decidió instaurar la capital en aquel territorio, quedando en la ciudad de Durango, solo el Obispado, mermando el crecimiento de la ciudad.
Posteriormente, el Obispo demandó al Rey obligar a que el gobernador se regresara a la capital, sin embargo, no fue hasta 1750, cuando se le ordenó reinstalarse de nueva cuenta en Durango, que era una población que estaba a punto de desaparecer.
El cronista indicó que con la Reforma Borbónica, muchos españoles que estaban asentados en la Capital vieron afectados por sus intereses, y con este movimiento trajo consigo la Guerra de Independencia en 1810 y concluiría en 1821.
En esta época, en Durango se alentó el desarrollo de inversiones y los pequeños comerciantes, que ya no estaban sujetos a los monopolios españoles, surgiendo así casos de empresarios exitosos como el Conde de Súchil, que empezó a desarrollar su riqueza en la actividad minera.
Otro empresario fue Juan José Zambrano, quien de comerciante de mezcal, se convirtió en uno de los hombres más ricos de la Nueva España, por sus inversiones en la actividad minera.
Tras la guerra de Independencia, y la poca claridad de la forma de gobierno, Durango se quedó estancado, debido a que el primer gobernador electo constitucionalmente, Santiago Bacaortiz no era afín al Gobierno Central, por lo que esto rezagó al estado económicamente.
En 1852, un grupo de bandoleros llamados "los tulises", tomaron la capital del estado, hicieron un saqueo de la ciudad, deteniendo de nueva cuenta el crecimiento de la capital.
El historiador comentó que el verdadero crecimiento de la ciudad fue en 1892, cuando en llegó el Ferrocarril, mismo que propició la llegada de nuevas inversiones, así como del arte, la cultura y educación, por lo que se empezaron a edificar los teatros y las grandes escuelas.
Destacan, entre éstos, el internado Hijos del Ejército conocido también por el ex internado Juana Villalobos; el Teatro Principal hoy Teatro Ricardo Castro; la construcción de la Plaza de Armas, entre otros.
Tras estallar la Revolución, cuyo líder principal del norte fue Francisco Villa, Durango se estancó de nueva cuenta, a pesar de que la ciudad nunca fue tomada.
Sin embargo, cuando fue el golpe de estado contra Francisco I. Madero, en represalia, los revolucionarios tomaron la capital del estado, incendiaron comercios y saquearon las casas de los ricos.
Al ver que la ciudad era insegura, los nuevos empresarios decidieron sacar sus capitales y se perdió la base económica que apenas florecía en el territorio.
"Este fue un acto de barbarie, ya que la gran mayoría de las inversiones que habían llegado con el ferrocarril se fueron, retrasando de nueva cuenta el crecimiento de la ciudad", informó.
Refirió que eso se puede medir por el nivel demográfico, ya que en 1910 se tenía una población de 21 mil habitantes, y hasta 1940 Durango volvió a tener esta misma cantidad de ciudadanos, y económicamente se recuperó en 1960.
El cronista de la ciudad comentó que la economía de Durango se reactivó con la construcción de la carretera Panamericana y con el eje interoceánico que se inauguró en 1961?62, también empezó a florecer la industria forestal y ganadera.
Explicó que Durango aprendió de sus errores, pues ahora se realiza infraestructura para el crecimiento de la entidad, es la única ciudad que trata al 100 por ciento sus aguas residuales, tiene garantizado el tratamiento adecuado de su basura por 20 años, se ha construido una nueva red ferroviaria y una termoeléctrica.
Durango está frente a su desarrollo económico, pues con la conclusión de la Supercarretera Durango?Mazatlán unirá a dos océanos, y con estos servicios, se espera la llegada de inversiones importantes y con ello, que sea uno de los estados más importantes del país.
La tierra de los alacranes, del cine y del primer presidente de México, Guadalupe Victoria, de reconocidos artistas como los hermanos Revueltas Silvestre, José y Rosaura; Ricardo Castro, Dolores del Río.
Así como Fanny Anitúa, Andrea Palma, Ramón Novarro, de líderes políticos como Francisco Villa, Francisco Zarco, Domingo Arrieta, celebra sus 450 años de historia, realizando obras y monumentos para las próximas generaciones.

< Anterior | Siguiente >