¿La maldición de los Kennedy?

JFK y su hijo John John en septiembre de 1963.
JFK y su hijo John John en septiembre de 1963.

La maldición de los Kennedy vuelve a golpear", titulaba el diario británico The Independent el año pasado tras el suicidio de una nuera de Robert Bobby Kennedy, alimentando la idea ignominiosa para algunos, de que el clan más observado de Estados Unidos vive una eterna tragedia griega.

¿Cómo explicar si no que "cada vez que un Kennedy está por alcanzar un objetivo o una ambición, es condenado a pagar un elevado precio?", se pregunta Edward Klein en su libro La maldición de los Kennedy.

"Hay que remontarse a la Grecia antigua, a figuras como Agamenón, Orestes y Electra, para encontrar una familia sometida a semejante serie de calamidades", escribió.

Desde el asesinato del presidente John F. Kennedy, en 1963, el clan debió enfrentar el también homicidio de su hermano Bobby en 1968, la muerte por sobredosis de David en 1984 y el fallecimiento en un accidente de esquí de Michael, ambos hijos de Bobby, en 1997. El último drama, hasta ahora, ha sido el suicidio de Mary Richardson Kennedy, segunda esposa de Bobby júnior, en mayo de 2012.

Pero fue la muerte de John John, el hijo de JFK y Jackie Kennedy, al accidentarse la avioneta que él mismo pilotaba el 16 de julio de 1999, lo que conformó el mito de la maldición.

Esa calificación ya había sido utilizada 30 años antes por el senador por Massachusetts Ted Kennedy, hermano de JFK y de Bobby.

En un discurso televisado, la entonces joven esperanza demócrata hablaba del accidente del Oldsmobile que él conducía y que terminó en el agua en la isla de Chappaquiddick, causando la muerte de su copiloto Mary Jo Kopechne.

"¿Acaso ha caído una horrenda maldición sobre todos los Kennedy?", se preguntó Ted en ese discurso del 25 de julio de 1969, poco más de un año después del asesinato de Bobby.

Algunos partidarios de la teoría de la conspiración interrogan a los astros y consultan los horóscopos del patriarca católico de origen irlandés Joseph Joe Kennedy, padre de JFK, Bobby y Ted y otros seis hijos, para explicar los horrores vividos por la familia.

Otros lo atribuyen al sortilegio que un rabino lanzó contra el poderoso empresario y figura política del Partido Demócrata tras un altercado.

Estos argumentos teñidos de irracionalidad irritan a Thomas Maier, periodista y autor de The Kennedys: America's Emerald Kings, un libro sobre esta suerte de dinastía estadunidense.

"Hablar de maldición, como si un dios místico estuviera vengando algo que los Kennedy hayan hecho, es absurdo y profundamente ofensivo para su religiosidad" católica, enfatiza Maier.

Y subrayó que con Joe Kennedy, nieto de Bobby, como congresista, el clan tiene a su "cuarta generación (dedicada al) servicio público".

"No todas las familias tienen tres senadores, un presidente, dos candidatos" a la presidencia, estima por su parte Larry Sabato, politólogo de la Universidad de Virginia.

"La teoría de la maldición es muy popular porque nos hemos enfocado mucho en esta familia. Conocemos a cada uno de sus miembros", recuerda.

El accidente de aviación de John John en 1999, que también causó la muerte de su mujer Carolyn y de su cuñada Lauren Bessette, sumió en el luto a todo el país.

En el fondo es, según el periodista Laurence Leamer, agudo conocedor de la dinastía, la historia de "una familia de inmigrantes. Algo a lo que todos aspiramos. Todos hemos dicho a nuestros hijos: 'Tú puedes convertirte en presidente de Estados Unidos', aun cuando no lo creamos realmente".

Pero para los Kennedy es diferente: "Ellos fueron criados sabiendo que eso era muy posible", sentencia.


< Anterior | Siguiente >