La tradición de los Reyes Magos

El padre Israel Ángeles, de la Diócesis de Tijuana, realiza una analogía con los tres Reyes Magos y los servidores públicos
Reyes Magos
(Mauricio Contreras)

Tijuana

Una epifanía es una revelación o aparición donde los profetas, médicos, o brujos interpretaban visiones más allá de este mundo. En un sentido religioso, este término está relacionado con la epifanía de los Reyes Magos.

La celebración gira en torno a la adoración a la que fue sujeto el niño Jesús por parte de los tres Reyes Magos, como símbolo de reconocimiento del mundo pagano de que Cristo es el salvador de toda la humanidad.

El padre Israel Ángeles, de la Diócesis de Tijuana, comenta sobre esta fecha.

"El Día de los Reyes se incorpora a esta fiesta litúrgica de manera especial que nace en la Iglesia a partir de un texto del Evangelio, que eran estos sabios de Oriente que visitaron o encontraron al Niño Jesús junto con José y María y de ahí se desprende este sentido que hoy ya tenemos; para las comunidades cristianas este hecho tenía una relevancia importante", comentó.

Para la Iglesia católica, esta fiesta está cargada de signos y símbolos.

"Los signos y los símbolos eran representados por estos tres personajes que llevaban el oro, el incienso y la mirra, y llevaban el reconocimiento que ese niño que había nacido era un rey. Estamos hablando de un hecho que ha tenido un impacto también de estudios históricos", explicó.

Para la religión católica, los tres Reyes Magos buscaban reconocer a Jesús; eran monarcas y llevaban regalos. Hoy el padre Israel Ángeles menciona que es necesario hacer una reflexión sobre el trabajo que realizan los servidores públicos para atender al otro, y dejar a un lado los caminos de la corrupción.

"Porque ellos gobernaban también, pero llegaron como primera referencia al palacio de Herodes. Porque dentro del gobierno, dentro del servicio público, dentro de cualquier institución que tiene poder puede contaminarse y ellos llegaron al palacio de Herodes y Herodes tenía las intenciones de matar a Jesús y no permiten que se distorsionen sus caminos. La corrupción, lo sabemos, no la podemos tapar. También está dentro de muchas instituciones. Y ellos dicen que una vez que encontraron a este niño llamado Jesús, ya no regresaron por el mismo camino. Yo creo que cuando te has convertido en un servidor público, cuando te has convertido en un servidor que ejerce el poder, o la justicia, o la solidaridad, lo mejor que te puedes llevar cuando te vayas de este mundo es saber qué hiciste una misión bien", expresó.

Hoy pudiéramos decir que aquellos que tienen la riqueza y el poder tendrían que salir de ellos mismos para ir a servir a buscar algo que verdaderamente tuviera sentido.