Se radicaliza el diálogo en Ruta del Vino: Museo

Gabriel Díaz García de León, director del Museo de la Vid y el Vino, informó que cuando existe un problema entre partes, afectan el desarrollo económico de la zona.

Tijuana

La afluencia de visitantes en el Museo del Vino, en el Valle de Guadalupe, bajó 30 por ciento en los últimos dos meses a raíz del conflicto entre vitivinicultores y funcionarios del XX Ayuntamiento de Ensenada.

Gabriel Díaz García de León, director del Museo de la Vid y el Vino, informó que cuando existe un problema entre partes, afectan el desarrollo económico de la zona.

En su visita a Ensenada, expuso que posibles visitantes de Estados Unidos, han llamado a la administración del museo para solicitar información, porque temen por su seguridad en caso viajar a Ensenada. Incluso han cancelado visitas.

Reconoció que el conflicto se salió de control y advirtió que si quieren llegar a una solución tendrán que comenzar por hablar con la verdad y sin difamaciones.

"Lo primero que tienes que hacer con la otra parte, de alguna manera, es generar un punto de confianza y no decir mentiras cuando vas a negociar, reunirse, hablar las cosas antes de que suban de nivel y que cada quién exponga su punto de vista . Siempre hay manera de construir soluciones con buena voluntad porque si alguna de las partes se radicaliza nunca vas a poder construir una solución", refirió.

García de León comentó que una de las partes (posibles inversionistas) debió sentarse hablar con los involucrados y juntos definir acuerdos de conveniencia.

"Además casi casi les podría decir que no me corresponde opinar de un tema, ojalá que bueno que todo el Valle fuera para producción vinícola ¿no? nada más que producir y plantar vides cuesta una cantidad de dinero importante, y primero hay que tener el agua. Además no hay muchos terrenos donde se pueda sembrar prácticamente quedan los cerros, porque hay otras gentes que han estado fraccionando ¡he! Ahí mismo", agregó.

El director advirtió que para convertir la Ruta del Vino en una zona como Napa Valley, California y Sonoma, es importante comenzar por regularizar la tierra de los miles de residentes y buscar alternativas para el recurso del agua.