Está prófugo el hombre que mató a 3 e hirió a 7 en los arenales

El atacante es buscado en México y Estados Unidos; autoridades aseguran que fue un "hecho aislado" y admiten que no había vigilancia policiaca en el lugar.

Playas de Rosarito

La balacera que se registró en la zona de "los arenales" de Playas de Rosarito que dejó tres personas muertas y siete lesionadas fue un hecho aislado, producto de un conflicto entre particulares, aseguraron autoridades policiacas e investigadoras que pidieron a la comunidad no entrar en pánico.

En conferencia de prensa conjunta, el subprocurador de Justicia, Antonio Chávez Hoyos, y el director de Seguridad Pública Municipal, Eduardo Montero Álvarez, informaron lo anterior sin ofrecer detalles del supuesto conflicto, y confirmaron que hay un hombre sospechoso que se encuentra prófugo, además de tres presentados.

Detallaron que entre los fallecidos hay un niño de nombre Adrián "N", de 11 años, quien era parte de un grupo de música norteña que amenizaba el lugar, además de un hombre identificado como Tomás Llamas García, de 30 años, y otro que se encuentra en calidad de desconocido, y que según testigos aparentemente era el blanco del ataque.

Los testimonios indican que el sospechoso disparó con un arma larga, al parecer una metralleta AK-47, hacia donde se encontraba el supuesto blanco, pero impactó a las otras víctimas; autoridades admiten que no había vigilancia policiaca.

El presunto homicida llegó en un vehículo blanco Explorer o Grand Cherokee; es buscado en Baja California y se solicitó apoyo a Estados Unidos para rastrearlo en su territorio

Los peritos de la PGJE encontraron en el lugar 15 cartuchos de arma larga y otros dos calibre .9 milímetros, además de un arma que está siendo analizada para determinar si fue usada en el ataque .

El padre de uno de los presentados informó que uno de los fallecidos era residente de Estados Unidos y fue trasladado a recibir atención médica en su propio vehículo, pero al llegar al hospital fue declarado muerto.

La Procuraduría de Justicia informó que entre los siete lesionados se encuentra el padre del niño que murió, y tres de ellos, incluida una mujer, fueron dados de alta este mismo lunes.

El ataque se registró cerca de las diez de la noche del domingo en el área de los arenales de la delegación "Primo Tapia", localizada a unos 20 kilómetros al sur de Rosarito. El lugar es administrado por ejidatarios de la zona, quienes cobran cinco dólares por vehículo y advierten que el ingreso es bajo "riesgo propio" de los asistentes.

La zona es utilizada para prácticas de motocross y competencias de vehículos todo terreno que aprovechan las dunas formadas con arena de la playa rosaritense, que se encuentra a unos cuantos metros.

La mañana del lunes, el director de Seguridad Pública Municipal de Rosarito, Eduardo Montero, advirtió que el espacio será cerrado para ese tipo de prácticas con el fin de prevenir que se registren más hechos violentos. Argumentó que el ataque del domingo no ha sido el único que ha ocurrido ahí.