La mujer golpeada no debe ser vista como algo cotidiano

Para cerrar el ciclo de violencia es necesaria la tarepia tanto la víctima como el agresor, consideró la coordinadora en salud reproductiva de Isesalud.

Tijuana

Mujeres que son golpeadas y aceptan la violencia en sus hogares como algo cotidiano y que la justifican para proteger a su familia, deben buscar ayuda antes de que esa situación les cueste la vida o que sus hijos repitan estos patrones, advirtió la coordinadora en salud reproductiva de Isesalud, Carolina Castañeda González.

Explicó que se requiere terapia tanto para la víctima de violencia como para el agresor dentro de la familia para que el ciclo de violencia termine.

"Que la mujer detecte, que lo reconozca para que no lo permita, pero que su pareja en caso de que esté siendo el agresor, también lo detecte y sepa cómo debe de eliminar esas conductas con su pareja", señaló.

En el marco del día internacional por la eliminación de la violencia contra las mujeres y niñas, detalló que se busca incentivar la cultura de la denuncia y la atención psicológica. En México, según estadística de INEGI, seis de cada diez mujeres han sufrido de violencia en el hogar con alguna una agresión física y la cifra puede ser mayor si existiera cultura de la denuncia.

"Cuando nosotros hablamos de seis de cada diez mujeres, estamos hablando de las mujeres que se están detectando, que lo están aceptando y que están siendo atendidas. Seguramente es mucho más de esto, que el número que ya no es cualquier cosa de las que todavía se quedan calladas", remarcó

La encargada de despacho de Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE), Marisela Luna Sánchez detalló que al no cerrar el ciclo de violencia -desde verbal hasta física- contra las mujeres, los hijos pueden buscar alejarse de su familia al no contar con un hogar que les brinde seguridad.

"Y que es lo que hacemos si la pareja se empieza a gritar y empieza a maltratar ve el maltrato; el niño se va y entonces el niño empieza a buscar en donde quiera sentirse a gusto. Y empieza a buscar a su otra familia que es la pandilla, empieza a buscar la droga para poder olvidar o para poder sentirse bien; y entonces es a dónde lo estamos orillando", advirtió.