‘El mayor peligro está en las carreteras’, alertan a vacacionistas

El director de Protección Civil en BC dijo que lo principal es evitar manejar cansado y tomar con calma el trayecto, disfrutando del paisaje sin exceder la velocidad indicada en los señalamientos
Un camión de gas embistió a cuatro automóviles en la carretera a Topilejo.
(Jorge Becerril)

Tijuana

En estas vacaciones de Semana Santa, las personas deben tomar precauciones para evitar accidentes en los destinos turísticos; sin embargo, es el trayecto lo más peligroso, alertó el director de Protección Civil en el estado, Antonio Rosquillas Navarro.

La falta de planeación, ir de prisa y el clima, pueden ser factores para propiciar accidentes en las carreteras, que en ocasiones provocan la muerte.

"Para ir a cualquier lugar tienes que agarrar la carretera y ahí está el lugar más peligroso. Tenemos que poner especial interés en la seguridad cuando vamos con la familia, amigos. Un sólo accidente puede provocar múltiples lesionados y hasta la muerte", explicó.

Las presas, lagunas, lagos y charcos son también sitios de riesgo para la gente y se debe evitar sumergirse en ellos. En caso de ir a las playas, es necesario no meterse al mar bajo los influjos de alcohol y evitar nadar con pantalón largo y camisas, playeras o chamarras holgadas.

Asimismo, no sumergirse más allá de la altura de la cintura, ya que la marea cambia constantemente, y siempre seguir las recomendaciones de los salvavidas.

Rosquillas Navarro específico que si el destino turístico es la sierra, es importante llevar ropa gruesa para estar abrigados por el frío, trasladarse en un vehículo amplio y pesado -con llantas de repuesto-, y traer consigo suficiente comida y agua.

También instó a tener cuidado con la víbora de cascabel, único animal ponzoñoso de la zona. En caso de encontrarse una, recomendó dejar que avance y no tratar de detenerla o atacarla; asimismo, evitar meterse en cuevas con piedras movedizas.

El director de Protección Civil dijo que lo principal es evitar manejar cansado y tomar con calma el trayecto, disfrutando del paisaje sin exceder la velocidad indicada en los señalamientos de las carreteras.