No hay justificación para tan tremenda devastación: ambientalistas

Previo al inicio de la obra, en 2012, existía un proyecto eco hidrológico aprobado en cabildo, respaldados por estudios de impacto ambiental.

Tijuana

La Comisión Nacional del Agua presentó un proyecto de canalización que termina con lo que significa un arroyo vivo, comentó la ambientalista Carmen Romo, quien aseguró que continuarán luchando por preservar el ecosistema aún después de haberse realizado la construcción.

Señaló que previo al inicio de la obra, en 2012, existía un proyecto eco hidrológico aprobado en cabildo, respaldados por estudios de impacto ambiental.

Romo menciona que en este proyecto minimizaba los impactos ambientales negativos, traía una excelente imagen para Tijuana, se mejoraba el área para los residentes, además que resguardaba los servicios ambientales del arroyo: captación de agua y aire.

"Si podíamos tener todos estos beneficios y tener desarrollo, movilidad, seguridad en cuanto a inundaciones, no veíamos la justificación para hacer tan tremenda devastación, porque 10 kilómetros de anular un ecosistema es algo de pensarse."

La cofundadora de la asociación Calidad de Vida, explicó se estableció una mesa de trabajo en las que participaban autoridades de Conagua, Sidue, Semarnat, representantes de las comunidades y de la sociedad civil, sobre la cual se trabajó todo el año pasado.

Sin embargo, argumenta que la comunicación con Conagua fue escasa en cuanto a concretar un proyecto ejecutivo para esta zona que contemple la parte eco hidrológico, que en un momento ya se había planteado

"Después de haber desarrollado por implan y muchos actores de la sociedad, un proyecto eco hidrológico, llegan con una modificación que no puede ser válida porque una modificación es del 20 por ciento o menos, pero este es 100 porciento otro proyecto, y terminan con lo que significa un arroyo vivo."

Indicó que se han sumado muchas organizaciones con muchos años de trabajo en este tema y aseguró que aún después de realizada la obra de canalización con concreto, continuarán con la lucha por preservar las zonas afectadas.

"En ciudades como Los Ángeles, y en muchas otras ciudades de otros países, se está quitando el cemento, necesitamos el agua y las áreas verdes. A cada paso que ellos hagan, tendremos una respuesta, incluso legales."

La activista aclaró que no están en contra del proyecto de crecimiento urbano ni al desarrollo económico, sino que se enfocan en conservar las áreas arboladas, que consideraron no hay necesidad de que sean destruidas.