La 'esquizofrénica' política migratoria de la Unión Americana

Así la describió la investigadora del Colef, Dolores Paris Pombo, quien señaló que el sector más vulnerable son los niños que son arrancados del seno familiar en los procesos de deportación

Tijuana

Estados Unidos aplica una política migratoria casi esquizofrénica que ha provocado la separación de familias, desarraigo y marginación, al utilizar sin corresponder a quienes en algún momento dieron servicio o aportaron al país.

Así describió la situación actual la investigadora del Colegio de la Frontera Norte (Colef), Dolores Paris Pombo, quien señaló que el sector más vulnerable es el de los niños que son prácticamente arrancados del seno familiar en los procesos de deportación de alguno o varios de sus integrantes y muchas veces quedan en manos de familias sustitutas.

Aunque la mayoría de los deportados son hombres, las mujeres padecen más las consecuencias de esas políticas, dijo, y detalló cómo trastorna la vida a quienes son expulsados fuera del país que consideran propio y desconocen su lugar de origen porque nunca han estado ahí.

"Si logran regresar con sus familias van a vivir no sólo en el miedo terrible de ser aprehendidos en cualquier momento por cualquier pequeño error que uno cometa, sino además van a ser marginalizadas, no van a poder integrarse muchas veces económicamente por miedo a que se rastree el número de seguridad social, y por lo tanto cada vez más excluidas en la sociedad de Estados Unidos", comentó.

Otro sector que ha estado casi oculto es el de los veteranos de guerra que alguna vez sirvieron a Estados Unidos y fueron expulsados por no tener documentos de residencia, dijo la investigadora Paris Pombo, quien ofreció la conferencia "Repatriación y separación familiar" en la Universidad Iberoamericana.

Relató la experiencia de un ex combatiente en Afganistán que vive en el canal del Río Tijuana, quien se hizo adicto a la heroína por sus vivencias en aquel país y aunque es de raíces mexicanas no conoce a nadie aquí.

"Uno de sus compañeros, también deportado, murió de una sobredosis en el Bordo. ¿Y qué fue lo que sucedió? Que repatriaron sus restos a Estados Unidos y le hicieron honores en el Ejército, es decir, como el muchacho veterano había combatido para Estados Unidos y había ganado una medalla, entonces, ahí sí, ya muerto, podía regresar. Esto sí nos dice hasta qué punto esta política es no sólo tremendamente contradictoria sino, me atrevo a decir, casi esquizofrénica", expresó.

Tijuana recibe una cuarta parte de las personas repatriadas, que anualmente suman entre 350 mil y 450 mil, dijo Paris Pombo.