Se entrega tercer grupo de inmigrantes en garita de Otay Mesa

Madres, hijos e integrantes de la comunidad LGBT piden asilo político o visas humanitarias a las autoridades de inmigración
Se entrega tercer grupo de inmigrantes en garita de Otay Mesa
Se entrega tercer grupo de inmigrantes en garita de Otay Mesa (Alexandra Mendoza)

San Diego

Un grupo de 60 personas, en su mayoría mujeres con sus hijos e integrantes de la comunidad LGBT, se entregó este domingo a las autoridades de inmigración por la garita de Otay Mesa, para pedir visas humanitarias o asilo político que les permita regresar a Estados Unidos.

Este es el tercero de cuatro grupos, que llegaron la semana pasada a Tijuana con la idea de cruzar la frontera de manera conjunta, parte del movimiento "Bring Them Home", organizado por la Alianza Nacional de Jóvenes Inmigrantes (NIYA).

Autoridades de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), dividieron el cruce de los manifestantes, a quienes se les permitió pasar primero, debido al intenso calor y a que la mayoría lo hacía con niños pequeños.

María Fernanda Padilla de apenas doce años, cruzó la frontera acompañada de su hermana menor.

Ambas llegaron solas a Tijuana, provenientes de la Ciudad de México donde vivían con su abuela y ahora, buscarán llegar a Carolina del Norte donde las esperan sus padres, a quienes no han visto en años.

"Le voy a decir a los agentes que voy a regresar con mis padres para tener una mejor vida."

Las dos niñas encontraron en Felipe Molina de 22 años, un amigo, y tomadas de su mano se entregaron a las autoridades de inmigración.

A falta de oportunidades en Estados Unidos, donde vivió por años pero su condición de indocumentado lo hizo volver a México para poder terminar sus estudios universitarios, el joven pide ahora una oportunidad para volver a casa y huir de una ciudad, donde ha sido víctima de burlas y agresiones por ser abiertamente homosexual.

"Hubo una ocasión en que yo iba caminando con mi novio en esos entonces y no falta quien pase con el carro a aventarte botellas en la cabeza. También los abusos verbales, fuimos con la policía y básicamente nos dijeron que si no queríamos que nos hicieran eso que dejáramos de actuar así y que actuáramos como hombres."

El activista Enrique Morones de Ángeles de la Frontera señaló que este movimiento ha abierto la consciencia de la comunidad en el tema migratorio.

Asimismo, se mostró escéptico, ante el anuncio del presidente de los Estados Unidos, de que buscará aplicar la ley de una forma más humana en cuestión de deportaciones.

"El presidente Obama nos ha dicho muchas cosas, no queremos escuchar sus palabras, queremos ver sus acciones, ya van a llegar a dos millones de deportaciones, cada presidente ha deportado más que el anterior."

Organizadores confirmaron que los inmigrantes que cruzaron el pasado lunes y jueves, se encuentran en su proceso de entrevista, en donde se determinará si permanecerán en Estados Unidos o serán deportados.