Se deslinda PGJE de entrega de cuerpo equivocado

El subprocurador Contra la Delincuencia Organizada en el estado declaró que el MP y la dependencia que representa actúan de buena fe al tomar por buenas las declaraciones de los afectados

Tijuana

La Procuraduría de Justicia del estado (PGJE) se deslindó de responsabilidad al conocer que buscará reparación del daño la familia de Carlos Montaño Espericueta, el hombre que fue declarado muerto y que después apareció vivo, evidenciando la confusión originada en el Servicio Médico Forense (Semefo) de Tijuana.

El subprocurador Contra la Delincuencia Organizada en el estado, José María González, separó la actuación de Semefo de la Procuraduría y explicó que los familiares acudieron primero a Semefo, donde se dio la identificación y la supuesta presión para que identificaran el cadáver y después, para poderlo trasladar a Mazatlán, acudieron a la Procuraduría donde se les pidió que certificaran que el cuerpo que reclamaban era el de Carlos y así lo hicieron.

En entrevista para Milenio Radio, declaró que el Ministerio Público y la dependencia que representa actúan de buena fe al tomar por buenas las declaraciones de los afectados y por eso autorizaron la entrega del cuerpo sin realizar más pruebas.

Sostuvo que la PGJE tiene la firma de la familia pero ofreció un acercamiento para aclarar lo que les corresponda y apoyar en la recuperación de la identidad del afectado, pues éste no puede usar sus documentos ya que oficialmente está muerto.

El subprocurador declaró que "aquí estamos abiertos a cualquier aclaración, pueden venir aquí a la agencia donde compareció, que es Homicidios Dolosos y se puede solucionar cualquier cuestión. Insisto, como actuación de buena fe, nosotros sí creemos que no hubo ningún error por parte del Ministerio Público porque el cuerpo estaba íntegro, el rostro lo reconoció él y su cuñado", dijo.

Explicó que los familiares que acudieron a Semefo y después a la Procuraduría "tenían ocho años de no verlo. La última vez que vino fue a sacarlo de prisión hace 8 años y el acompañante dijo que debido al consumo de drogas sí lo veía un poco distinto, pero hasta ahí. Sin embargo yo le ofrezco un acercamiento, que vengan con nosotros y hacemos el trámite correspondiente que nos toque".