“Mis dedos volvieron a despertar”

La Caja Galería organizó un taller para invidentes, con el objetivo de ofrecerles un espacio y acercarlos a las expresiones artísticas

Tijuana

Sus manos se despiertan, se mueven los dedos, acaricia la pasta. Y es que la ceguera no solo es la incapacidad para ver, es vivir en un mundo donde se ha acabado la esperanza.

Luis Alberto Moreno participó en el Taller de Arte para Ciegos organizado por La Caja Galería, una experiencia de varias semanas que ayudó a Luis a conocer de nuevo sus manos y sus habilidades para crear obras de arte con diversos materiales.

"Ha sido una experiencia muy bonita. Yo lo dije hace poco que volvieron a despertar mis dedos. Yo jugaba con un poquito de yeso y ahora volví a empezar a redescubrirlo, volver a vivir mi infancia", expresó.

Luis Alberto quiere compartir su experiencia con la sociedad tijuanense y buscar más espacios de creación para los débiles visuales.

"Como es algo que me gusta yo me puedo pasar de 3 a 5 horas trabajando. Para mí es muy relajante. Yo nomás (sic) quisiera que la gente se diera cuenta que las personas que somos discapacitadas lo que podemos hacer, que vean lo que estamos haciendo", dijo.

Arturo Rodríguez es el creador de esta idea que se produjo en La Caja Galería, ubicada en la colonia 20 de noviembre en la ciudad de Tijuana.

"Fue un taller que duró 6 meses. Comenzamos 16, concluyeron 14; son 35 obras. Más que nada era investigar por parte nuestra qué posibilidad había de hacer algo así...un reto y pues, muy satisfecho por los resultados", expresó.

Con la obra de este grupo de artistas se realizó la primera subasta del Taller de Arte para Ciegos.

Los precios oscilaron entre los 100 y los 500 pesos. El 40 por ciento de las ganancias es para continuar con esta labor académica y el 60 por ciento restante es para los creadores.

Una oportunidad para compartir y no ser ciegos que ven y no miran.