La tierra se come sus casas; continúa evacuación en Terrazas de La Presa

El deslave de un cerro en dicho fraccionamiento comenzó el miércoles pasado y día a día se agrava, obligando a que por lo menos tres familias dejen sus hogares

Tijuana

Máximo Hernández es uno de los afectados que, para salvar su vida y la de su familia, ha tenido que abandonar su patrimonio; el deslave de un cerro en el fraccionamiento Terrazas de La Presa, que comenzó el miércoles pasado y que día a día se agrava, ha obligado a que por lo menos tres familias más dejen sus hogares.

Alrededor de 20 casas se han visto afectadas por el movimiento de tierra. Desde el viernes, los surcos rebasaron los 200 metros de largo por tres de ancho y por tres de profundidad. Aunque los propietarios de las viviendas se han aferrado a sus hogares, muchos han tenido que dejarlos por el peligro que representan.

En 2005, la familia Hernández Parra consiguió el dinero para apartar su vivienda. Durante meses buscaron por todo Tijuana el lugar que querían para ver crecer a sus hijos. Aquella zona, ubicada en la periferia de la ciudad, fue la que eligieron: un terreno que a futuro serviría para las reuniones familiares.

"Ya se empieza a hacer más drástico; el dia de ayer todavía no se miraba quebrada la pared. Esta pared era lo que se miraba parejo y que usted ahorita acaba de mirar, ese movimiento se mira a cada rato. Ya se esta viniendo para enfrente, y allí en esa parte todavía no alcanzaba anoche a abarcarla y ahorita ya la quebró,; ya está todo tronado", dijo.

En tan sólo cinco días, Hernandez y su familia han sido testigos de cómo la tierra se ha ido comiendo lo que por años fue su hogar. Primero el patio, luego un baño y este sábado, el deslave alcanzó uno de los cuartos que, dicen, ya no tiene reparación.

Lucio Amézquita es otro de los colonos, pero él a diferencia de otros, decidió permanecer en su casa hasta que sea inevitable tener que dejarla. Teme que al salir de su vivienda los maleantes del fraccionamiento aprovechen el abandono para saquearla.

"Cuando menos no tenemos considerado movernos tan rápido, ¿no? La intención era quedarse aquí. Ya con el tiempo pos (sic) uno va a ver qué onda, a ver qué pasa. Como le digo al vecino, 'si nos aguitamos está peor'. La neta uno anda todo malo, uno está esperando que se detenga (el deslave). No podemos hacer gran cosa", expresó.

Según información que le proporcionó la empresa responsable del fraccionamiento, en dos semanas recibirán el dictamen del estudio de uso de suelo para saber qué originó el deslizamiento; se comprometieron a reubicarlos, pero sobre la reparación del daño no les han dicho nada.

Personal de Protección Civil de Tijuana inició el diagnóstico, aunque han tenido que frenar los trabajos porque no se puede utilizar maquinaria en el terreno, debido al peso del equipo que podría agravar el movimiento de tierra.