Eran casi 70 mil casas para la Ruta del Vino; productores se amparan

El amparo ha sido promovido con el fin de que se haga la consulta pública formalmente y que se detenga el proceso.

Ensenada

Residentes del Valle de Guadalupe actuaron legalmente en contra de quien resulte responsable de los cambios al programa Sectorial de Desarrollo Urbano-Turístico de los valles vinícolas de la Zona Norte del municipio de Ensenada.

El abogado y productor de vino, Jaime Palafox Granados, dijo que dos vitivinicultores se ampararon ya que el artículo 76 de la Ley de Desarrollo Urbano refiere que las modificaciones de programas se hacen en los primeros seis meses de la administración.

"Residentes del Valle de Guadalupe, han promovido amparos para efecto de obligar a tres cosas, que se haga la consulta pública formalmente y como debe de ser, convocada correctamente y que se y que se detenga el proceso de actualización, están en proceso de desahogarse las audiencia una la semana que entra y otra en 15 días", afirmó el abogado.

Un juez de Distrito en la ciudad llamó a funcionarios del Consejo Comité de Planeación para el Desarrollo Municipal (Copladem), a los 12 regidores, al síndico Procurador, Carlos Fidel Escobar Hernández y alcalde de Ensenada, Enrique Pelayo Torres. Como resultado, todos, excepto el personal de Copladem, negaron que exista una propuesta para modificar el programa sectorial.

Eran casi 70 mil viviendas las proyectadas en la Ruta del Vino

Tras analizar el proyecto de actualización del programa, que elaboró un equipo de arquitectos en Mexicali, y entregó al ayuntamiento para iniciar el proceso de modificación del cambio de uso de suelo de agrícola a turístico-residencial, se detectó que la superficie afectada sería de 2 mil 300 hectáreas.

El presidente de la Asociación Estatal de Vitivinicultores, Hugo D´ Acosta, informó que el impacto, que de inicio creían se afectaría, es mayor ahora que conocen el proyecto completo que se pretendía desarrollar en la zona vinícola.

Palafox Granados, explicó que la densidad que se propone modificar es de 30 viviendas por hectárea en un primer polígono de 2 mil 300 hectáreas, que multiplicadas por 30 dan como resultado 69 mil viviendas.

Las próximas audiencias se realizarán en esta semana y en diez días más, para agotar cualquier posibilidad de cambio en la zona de cultivo de uva.