Sin atlas de riesgo ya no habrá recursos federales

El director de Protección Civil en Tijuana expuso que aunque no se cuente con un atlas en la ciudad, existen otros estudios para evitar asentamientos irregulares
Archivo Milenio
(Milenio)

Tijuana

Para obtener recursos de la federación en caso de desastres naturales, los gobiernos municipales deberán crear sus “Atlas de riesgo” a partir del próximo año, advirtió el director de Protección Civil en Baja California, Alfredo Escobedo.

Agregó que estos estudios deberán atender los lineamientos del Atlas de riesgo estatal, que estará concluido en noviembre próximo.

De los análisis realizados en los diferentes municipios, el más reciente es el de Ensenada, le sigue el de Mexicali y el último es de Tijuana, con fecha de 2001.

Escobedo Ortiz explicó que los análisis que actualmente tengan las administraciones municipales perderán vigencia y tendrán que ser actualizados con base en el atlas estatal.

"Va a marcar una directriz para los planes de desarrollo, porque te va a decir para dónde puedes crecer con riesgo o sin riesgo. También incide para modificar la misma normatividad de construcción, o sea, los códigos de construcción. Los umbrales de riesgo te van a marcar qué tipo de construcción puede haber", explicó.

En Tijuana, el director de Protección Civil Municipal, Antonio Rosquillas, expuso que aunque no se cuente con un atlas en la ciudad, existen otros estudios para evitar asentamientos irregulares.

"Implan tiene todo un programa de desarrollo urbano, que si tú lo ves, basado en eso el atlas de riesgo ya no se necesita, porque Implan tiene su plan de desarrollo urbano. Pero si tú tienes el atlas y la federación te va dar dinero con el atlas, entonces úsalo. La recomendación después de lo que ya vivimos ahora en Guerrero demuestra es muy importante tener el atlas", comentó.

Añadió que en casos de desastres naturales existe buena coordinación con todas las dependencias involucradas en el tema, además que existe una normatividad municipal que define la responsabilidad de cada funcionario.

El investigador en Sismología del Cicese, Luis Mendoza, expuso que los fenómenos naturales que se presentaron en los últimos tiempos han demostrado la situación en riesgo en la que viven algunas personas en el estado.

"En los últimos 20 años hemos venido aprendiendo cuáles son las zonas que les llaman de riesgo o de peligro. Cuando ya se identificaron esas zonas, ya había mucha construcción. Entonces nos dimos cuenta que había peligro de casas o personas en lugares donde baja el agua, casas o personas en lugares donde el cerro se puede venir abajo", mencionó.

Apuntó que uno de los principales retos para la autoridad es aumentar la supervisión y voluntad sobre el tema.

"La verdad está muy limitada la capacidad de la autoridad para estar revisando y prohibiendo o evitando el aumento de riesgo. Aquí deberíamos tener a un grupo de personas que anduvieran todos los días recorriendo cañones y diciendo 'ahí está ese señor escarbando, no tiene permiso, no entra'. Pero sí tenemos a un ejército de personas que dice 'ah, usted puso un nuevo negocio de licor, pague'. Traemos el tema de riesgo olvidado, con una prioridad bajísima, que solo le damos atención cuando sucede lo que está sucediendo allá en los otros estados", lamentó.

En algo que coincidieron académicos y funcionarios es que pueden existir estudios o atlas, pero que lo más importante es que haya un compromiso de los responsables en la toma de decisiones de respetarlos.