Tras 18 años congelado en Semefo, va a fosa común

El retraso se presentó luego de que los cuerpos no fueran reclamados y a la PGJE no enviara el oficio de liberación por lo que la ley exigía al Semefo mantenerlo en resguardo.

Tijuana

Luego de pasar 18 años dentro de un refrigerador en el Servicio Médico Forense, un cuerpo que había sido calcinado en 1995 fue liberado por parte de la Procuraduría General de Justicia de Baja California (PGJE), y trasladado a la fosa común.

De igual manera otro cuerpo que data de 2001 también se encuentra en proceso de liberación, al igual que otros 11 cadáveres que fueron entregados en diferentes años.

El retraso se presentó debido a que los cuerpos no fueran reclamados y a que la PGJE no enviara el oficio de liberación, por lo que la ley exigía al Semefo mantenerlo en resguardo.

Así lo informó el titular de este organismo, Francisco Acuña Campa, quien explicó que en el sistema de justicia tradicional los cuerpos pueden estar de manera indefinida hasta que no sean liberados por la dependencia investigadora.

Por esta misma razón un cuerpo estuvo durante cuatro años en las instalaciones de Semefo en Tijuana.

“En este caso había el sistema tradicional de tal forma que yo debo de pensar que estaban haciendo investigación y quizás pudo ser el motivo que la autoridad correspondiente consideró que tardara tanto tiempo, desconozco yo los resultados, lo importante para mí es que ya enviaron el oficio para enviarse a fosa común”, expuso.

Señaló que durante años pidieron la liberación de los cuerpos debido a que nadie acudió a reclamarlos, pero no hubo respuesta de la Procuraduría estatal en dos administraciones de gobierno estatal y casi la totalidad del que está por concluir.

Acuña Campa indicó que la causa de muerte de las personas fallecidas en 1995 y 2001 fueron catalogadas como "indeterminadas", y agregó que al tenerse en congelador, las condiciones de los cuerpos son “casi” idénticas a como llegaron.

Anualmente son destinados a la fosa común alrededor de 500 cuerpos en Tijuana y 300 en Mexicali, debido a que no son reclamados o por falta de identificación.