Vigila Profepa actividades de avistamiento de tiburones

La temporada inicia en agosto y concluye en noviembre, debido a que las bajas temperaturas del agua del mar impiden realizar la actividad el resto del año

Ensenada

A dos meses de que inició la temporada de avistamiento de tiburón blanco y tiburón ballena en las costas de Baja California, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) realiza operativos de vigilancia tras denuncias sobre turistas que desacatan el reglamento.

Estas actividades están dirigidas a turismo nacional e internacional, ya que el costo del recorrido, según sitios de internet de tours, alcanza los 3 mil 200 dólares o 40 mil pesos por cinco días.

El avistamiento de tiburón blanco se hace desde la reserva de la Biósfera de Isla Guadalupe, mientras que el tiburón ballena en la Bahía de los Ángeles y Salsipuedes.

Marco Antonio Campoy Arce, delegado de Recursos Naturales de Profepa, detalló que la temporada inicia en agosto y concluye en noviembre, debido a que las bajas temperaturas del agua del mar impiden realizar la actividad el resto del año.

“Lo más importante es verificar que la actividad debajo del agua se conduzcan los buzos dentro de las condicionantes, que no se salgan de las jaulas. Hay algunas denuncias en ese aspecto, y sí, somos muy celosos en el cuidado de que se eviten ese tipo de situaciones para que esa actividad turística continúe con éxito”, advirtió el funcionario.

Campoy Arce dijo que si bien hay permisos para llevar a cabo las actividades de avistamiento de tiburón ballena y nado, existen condicionantes entre las que destacó portar chalecos, acatar las indicaciones del capitán de la embarcación, no montar a los especímenes y mantenerse cinco metros hacia atrás.

En el caso del tiburón blanco, el turismo cambia: es mundial y el costo del paseo es elevado. En esta actividad se vigila que los buzos se apeguen a la norma, eviten el nado fuera de las jaulas y que no alimenten a los tiburones.

Mencionó que en esta temporada han levantado algunas actas administrativas, al igual que denuncias por turistas que incurren en faltas antes mencionadas.