ENTREVISTA | POR MILENIO DIGITAL

Adolfo Solís Abogado fiscalista

Adolfo Solís refirió que el nuevo gobernador tendrá que batallar con un efecto inflacionario grave, una recesión regional y una contracción de la economía

Vega tomará las riendas de un estado lastimado: abogado fiscalista

Adolfo Solís Farías
Adolfo Solís Farías (Saddam Josué)

Tijuana

El abogado fiscalista Adolfo Solís Farías vislumbra un panorama complicado para Francisco 'Kiko' Vega con la homologación del IVA.

Refirió que tendrá que batallar con un efecto inflacionario grave, así como una recesión regional y una contracción de la economía.

Solís aseguró que Vega tomará las riendas de un estado lastimado, situado en una región fronteriza cuyo crecimiento la federación "mermó de tajo".

Afirmó que tendrá pocos recursos, alrededor de 41 mil millones de pesos, para hacer frente a las obligaciones fiscales y necesidades de su gobierno al iniciar, presupuesto que no es suficiente para acabar con la pobreza o generar empleos. Sin embargo, expuso que pudiera ser suficiente si las condiciones en materia federal fueran adecuadas.

Solís Farías previó que 'Kiko' no va a poder hacer crecer la economía, por lo menos no es su primer año, y tendrá que redoblar esfuerzos con Hacienda y la Secretaría de Desarrollo Económico para mantener la inversión y reducir el desempleo.

Refirió que se cree que la maquila es un mecanismo de elusión fiscal, pero en realidad es una gran generadora de empleos. Afirmó que la gravación a las importaciones temporal generará incertidumbre jurídica e inhibirá la inversión.

Explicó que el 93 por ciento del presupuesto ya está comprometido a gastos como salarios y destacó que además hay 3 mil millones que no se manejan de manera transparente.

El abogado fiscalista aseguró que hay 120 partidas "de las que hoy podríamos hacer uso y no se afectaría la estructura y funcionamiento del estado".

Respecto a las intenciones de elevar la homologación del IVA a controversia constitucional, expresó que el gobierno no debería hacer uso de ese recurso, ni intentarlo, ya que ni siquiera procede. Refirió que la controversia se promueve cuando existe un conflicto o invasión de competencias; por ejemplo, si la federación hubiera decidido sobre un tema que le corresponde al estado. Lo que procede en este caso, afirmó, es el amparo.

Dijo que, ya que los legisladores no hicieron su trabajo, le corresponde a la sociedad defenderse mediante el juicio de garantías y aplaudió la iniciativa del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) de buscar un amparo colectivo.