Trabajan en trazos compartidos sobre restos humanos

Artistas plásticos de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC) construyeron un par de mandalas sobre las piletas en las que yacen restos de víctimas del crimen organizado.

Tijuana

Las cubiertas de dos fosas en las que hay restos de personas deshechas en ácido, víctimas de Santiago Meza López, alias el “Pozolero del Teo”, fueron transformadas en mandalas, con materiales brillantes y colores que refieren la tierra y la vida.

Artistas plásticos de la Universidad Autónoma de Baja California (UABC), con la ayuda de vecinos de la colonia en la que se ubica el terreno del “Pozolero”, el Maclovio Rojas, construyeron un par de mandalas sobre las piletas en las que yacen los restos de víctimas del crimen organizado.

Las fosas de aproximadamente tres metros de ancho por siete de largo ya fueron cubiertas por los voluntarios y sólo faltan detalles para su inauguración, explica el artista, Ramón García Vázquez.

“La propuesta de diseñar unos mandalas es para poder aportar a un espacio de la comunidad y que los familiares de los desaparecidos puedan venir aquí a hacer como una especie de altar. En este país tenemos una cultura muy arraigada de lo que es la muerte, el recuerdo, entonces lo que yo quería era manejar una fuerza, los círculos son para la luz, el que ‘aquí están’”, dijo.

Además de las mandalas, el proyecto de recuperación del predio en el que se deshicieron en ácido decenas de cuerpos, incluye la creación de murales con las imágenes de personas desaparecidas: hombres y mujeres en situaciones cotidianas, quienes salieron a trabajar o a la escuela y no regresaron.

¿Qué pasó aquí? ¿Dónde estás? Y ¿Cómo pudo suceder? Son las preguntas que artistas en Tijuana plasmaron de negro en una pared del lugar, pintada de rosa casi fosforescente, a unos 15 metros de las fosas en las que se enterraron los restos humanos de El Pozolero.

El proyecto encabezado por los vecinos del Maclovio Rojas y la UABC, incluye la transformación de la “cocina” en la que Meza López deshacía los cuerpos, a una capilla en la que los familiares y colonos puedan reunirse para orar.

Las paredes de ladrillo del cuarto de aproximadamente cuatro metros por 10 metros, están siendo cubiertas con fotografías de familiares desaparecidos y los vecinos de la comunidad.

Las imágenes representan a los seres queridos a quienes se sigue buscando después de años de extraviados, apuntó el presidente de la Asociación Unidos por los Desaparecidos, Fernando Ocegueda Flores.

“Este proyecto nació en conjunto con la Universidad Autónoma de Baja California y la gente de la comunidad del Maclovio Rojas, decidimos darle a este lugar que fuera un camposanto; lo que sí queremos es que haya muchos árboles, fuentes, un salón multiusos para poner las fotografías de todos los desaparecidos y el lugar que servía de cocina, que utilizó Santiago Meza, vamos a hacer una pequeña iglesia”, precisó.

A cinco años de que el “Pozolero” fue detenido por elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) en Baja California, el espacio en el que se deshizo en ácido a decenas de personas, fue adoptado por los vecinos, quienes esperan se pueda olvidar lo que pasó en ese terreno.

Alma Selena lleva más de 10 años viviendo en El Maclovio Rojas, la colonia al Este de Tijuana en la que Meza López acudía a diluir los cuerpos en sosa caustica, para que 24 horas después quedaran sólo algunos dientes.

“Es importante para la colonia, para que cambie eso de que dicen que en el Maclovio pasan muchas cosas feas y malas, a veces se ha prestado porque el gobierno se olvida de las colonias que están alrededor de la ciudad; ahorita como está esperemos que ya no se metan a drogarse, porque después se usaba para eso”, apuntó.

La recuperación del espacio se hizo también en un predio ubicado justo al lado del que operó el Pozolero, en el que está un centro comunitario abandonado por los vecinos de la colonia y niños y artistas plasmaron un mural de colores, con flores y formas diversas.