Titular del Orfis no descarta trasfondo político en acusaciones

Lo anterior lo expresó tras los señalamientos de la diputada panista Rosalba López Regalado sobre el supuesto uso indebido de recursos públicos, por un monto de 10 millones de pesos.

Tijuana

El titular del Órgano de Fiscalización Superior, Manuel Montenegro, no descarta que los señalamientos en contra de su gestión tengan trasfondo político para tratar de removerlo del cargo.

Lo anterior lo expresó tras los señalamientos de la diputada panista Rosalba López Regalado sobre el supuesto uso indebido de recursos públicos, por un monto de 10 millones de pesos.

"Pudiera ser que tengan ese toque político y de intención de remoción del titular. Sin embargo aunque nosotros, de acuerdo a la ley, a la constitución, fuimos nombrados por siete años, pues tampoco nacimos en una institución. Pero no es la forma. Yo considero que si requieren el lugar, requieren esa posición, hay otros medios para poderlo hablar y dejarles la titularidad."

Explicó que la importancia del Órgano es porque supervisa los gastos de recursos públicos, entre ellos los realizados por el gobernador Francisco Vega de la Madrid, quien emana del mismo partido político de la diputada López Regalado.

"El Órgano de Fiscalización es un órgano clave en las administraciones, en el Ejecutivo, obviamente, porque por ahí pasa todo. Ahí se fiscaliza todo el recurso y la aplicación del mismo. Entonces imagínate todo ese aparato, cuántos ojos son viendo todas las entidades y viendo todo el manejo de recursos. Entonces obvio que es clave."

Agregó que otra importancia del Órgano es por la estructura que tiene y abre la posibilidad para cumplir con algunos compromisos.

"La entidad, nosotros tenemos alrededor de 390 empleados en total, de todos los niveles, hay niveles directivos a niveles más modestos. Pero claro también hay compromisos que traen muchos de ellos y quisieran tener la posibilidad de aportarlos ahí de meter a trabajar gente. Pero a ese momento no hemos llegado todavía."

Manuel Montenegro, militante del PRI y nombrado por siete años por la anterior Legislatura, dijo que para ser removido de su cargo se requiere de mayoría calificada en el Congreso.

Apuntó que los señalamientos que ha recibido son sin elementos y solo desgastan a la institución.