Temen OSC’s caída en donativos ciudadanos por reforma hacendaria

Nuevas restricciones para la deducción de impuestos por donativos se incluyen en la propuesta de reforma hacendaria que se analiza en el Congreso

Tijuana

Representantes de organismos de la sociedad civil consideran que de por sí cada vez es más difícil que ciudadanos o empresarios aporten algún donativo a su causa, de aprobarse la reforma hacendaria, que limita los deducibles por este rubro, se irán a la baja.

La propuesta de Ley de Impuesto Sobre la Renta, contenida en la reforma hacendaria, plantea un límite del 4 por ciento a deducibles por donativos a Federación, entidades, municipios y organismos descentralizados, bajo el planteamiento de que así incentivarán a que mejor donen a organismos de la sociedad civil.

Sin embargo esa era una vía práctica para hacer llegar los donativos a las asociaciones civiles y presidentes de estos organismos, como Josefina Zamora, de la asociación civil “Adelante”, temen que con este cambio de reglas, sea más complicado recibir el apoyo de la ciudadanía.

“Nosotros como organización no he podido ser donatario registrado para meter deducibles de impuestos...si he batallado por los 11 años que tiene la asociación, no sabía ahora cómo se va a lograr, cuando no es una cosa es otra… y hay muchos benefactores del otro lado que quieren darnos cosas y que no pasan”

Por su parte, el secretario de Desarrollo Social Municipal, José Osuna Camacho, insistió en que hay incentivos de tipo federal y local para alentar a las donaciones de carácter humanitario, negando que la reforma hacendaria vaya a repercutir en esta práctica.

"Este lunes, el Ayuntamiento de Tijuana entregó un apoyo de poco más de 3 millones de pesos repartidos entre 80 organismos de la sociedad civil. A algunos apenas les alcanzará para unos meses, otros se sostienen de la caridad. "

Juan Hernández, director de la casa para indigentes y deportados “Ventana de Vida”, asegura que cada vez son menos los que aportan algún donativo a los organismos civiles y con estas nuevas restricciones, ahora sí que todo correrá por cuenta de su esfuerzo.

“Por lo regular las personas que llegan de las calles no los quiere nadie ni en su casa, ya están desechadas, es muy rara la gente que nos apoya, no hay, nadie quiere donar”