Suspenden desalojo de comerciantes en la Bufadora

De concretarse el retiro de vendedores en los próximos días afectaría la actividad económica de Ensenada, que se ha visto mermada por el cierre parcial de la carretera escénica
Bufadora

Ensenada

Por cuarta ocasión en dos meses, este viernes se suspendió el desalojo de comerciantes instalados en el centro comercial de La Bufadora, cuyo acceso fue parcialmente bloqueado por los vendedores, quienes pretenden evitar que se les retire de la zona.

En las primeras horas de este viernes 3 de enero los propietarios bloquearon con llantas la entrada al centro turístico y atravesaron una camioneta en plena carretera para evitar el desalojo que ordenó un juez de distrito en diciembre.

El abogado del ejido Coronel Esteban Cantú arribó minutos después del mediodía para informar sobre la suspensión de la ejecución hasta nuevo aviso.

Al respecto, el alcalde de Ensenada, Gilberto Hirata Chico, negó haber desacatado una orden federal para restituir las tierras al ejido, como lo determinó el juzgado décimo de distrito en la pasada administración municipal.

Debido a que se necesita la intervención de elementos de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM), el presidente dijo que no se le informó de manera oficial que tenía que apoyar la ejecución prevista para este viernes.

"Nos estamos reuniendo con el juez de distrito para tomar una mejor decisión. Yo lo que voy a tratar es cuidar la seguridad de la gente, lo que menos haría es entrar violentamente a desalojar a los locatarios. Tenemos las leyes en un momento dado y sobre eso estamos trabajando", comentó.

Mientras tanto, los comerciantes que se niegan a entregar las tierras advierten que de concretarse su retiro afectaría la actividad económica de Ensenada, que se ha visto mermada por el cierre parcial de la carretera escénica, cuando el 28 de diciembre pasado registró un hundimiento de 30 metros de profundidad por 300 de longitud.

Los comerciantes ahora piden la intervención del Consejo Coordinador Empresarial de Ensenada (CCEE) para buscar una solución por el impacto económico que tendría para el sector turístico de la ciudad el cierre de La Bufadora.

En el lugar había afluencia de turistas, quienes pudieron entrar a la zona del fenómeno natural sin inconvenientes. Tanto la unidad como las llantas fueron retiradas una vez que se dio a conocer la suspensión.