Sobrepoblación, violencia y autogobierno: realidad de las cárceles en México

El organismo informó que se revisaron más de 100 centros de reinserción social estatales, 17 penales federales y tres prisiones militares, que albergan casi el 80 por ciento de la población ...

Tijuana

La sobrepoblación, violencia y el autogobierno, son las principales realidades de las cárceles en México, reveló un estudio realizado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) durante 2012.

En un comunicado de prensa, el organismo informó que se revisaron más de 100 centros de reinserción social estatales, 17 penales federales y tres prisiones militares, que albergan casi el 80 por ciento de la población penitenciaria del país.

El estudio señaló que existe una sobrepoblación en los inmuebles de más de 45 mil personas, ya que
la cantidad de internos  durante ese año rebasó los 239 mil, -cerca de 11 mil 500 eran mujeres y más de 227 mil 500 hombres- pese a que el máximo de capacidad es de 194 mil reos.  

Además, en 65 de 101 establecimientos revisados existe autogobierno, cifra que representa cerca del 4.5 por ciento más con respecto a la reportada en 2011.

En 49 prisiones se llevan a cabo actividades ilícitas, existen zonas de privilegios, donde hay presencia de objetos y sustancias prohibidas, prostitución y personas o grupos que ejercen violencia o control sobre el resto de los internos.

Cerca de 60 establecimientos mantienen hacinamiento originado por la incorrecta distribución de los internos; en 52 existe sobrepoblación y en algunos se duplica la capacidad instalada.

En más de 80 centros no hay separación entre reos procesados y sentenciados, aunado al hecho de que las actividades laborales y de capacitación son insuficientes, lo cual impide lograr la reinserción social que establece la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Asimismo en la mayoría de éstos la calidad de los alimentos y la atención a internos con requerimientos especiales como adultos mayores, personas con discapacidad e internos con adicciones es deficiente.

Incluso el personal de la CNDH tuvo problemas para  recorrer y examinar las cárceles en su totalidad, porque se argumentó que las llaves de los candados de algunas áreas estaban en manos de los internos, además de que algunas celdas estaban cubiertas con cartones o cobijas para impedir la visibilidad.

El organismo señaló la falta de interés de directivos y autoridades penitenciarias para colaborar con el personal que realizó el estudio,  deficiencias para garantizar su integridad durante los recorridos, además de que en muchos casos la documentación no fue proporcionada o no se permitió entrevistar a algunos reclusos.

Al respecto, el presidente de la CNDH,  Raúl Plascencia Villanueva, señaló que el sistema carcelario de nuestro país atraviesa por una condición crítica, por lo que es necesario establecer un régimen de ejecución de penas que garantice el respeto a los derechos humanos de los internos.

El Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2012 se puede consultar en la página de internet de este Organismo nacional, www.cndh.org.mx.