Sistema fiscal mexicano se basa en la desconfianza

El abogado Adolfo Solís lamentó el autoritarismo reflejado en la publicación de la lista de morosos del SAT, para lo cual se modificó el artículo 69 constitucional, referente al secreto fiscal

Tijuana

Tras la reciente publicación de una lista con los nombres de contribuyentes incumplidos, por parte del Servicio de Administración Tributaria (SAT), el abogado fiscalista Adolfo Solís Farías comentó que esto es una muestra de que el sistema mexicano está basado en la desconfianza.

En entrevista por Milenio Radio, expuso que a esta condición se suma el autoritarismo de los órganos de gobierno, reflejado en situaciones como la publicación de la lista de morosos del SAT, para lo cual se modificó el artículo 69 de la Constitución, referente al secreto fiscal, y que prohibía revelar este tipo de información.

Asimismo, reveló la incongruencia entre la falta de transparencia del gobierno mexicano y la forma en que exponen a los contribuyentes morosos, casos que en ocasiones no han sido comprobados. Solís Farías comentó que el sistema está ideológicamente en contra del contribuyente y puede desprestigiarlo o incluso meterlo en serios problemas.

Recordó que las prestaciones a los empleados ya no serán deducibles para el patrón, una medida que afecta a ambas partes; "el estado castiga a todos", consideró.

Destacó además que no hay claridad respecto a lo que está gravado y lo que no tras las reformas que entraron en vigor a inicios de este año, y comentó que la norma es tan imperfecta, que la sociedad que menos tiene es la que va a acabar cubriendo" la carga extra.

Amparo colectivo contra el IVA al 16%
El abogado fiscalista reiteró la importancia de recurrir al amparo en contra de las nuevas medidas fiscales, particularmente el aumento en cinco puntos porcentuales del Impuesto al Valor Agregado (IVA) en la frontera.

Comentó que algunos de los negocios que están viendo más afectados, como las panaderías y gasolineras, así como el ciudadano, pueden echar mano de este recurso, que deberá presentarse en los primeros días de febrero ante el juzgado de distrito.

La fecha límite para unirse al amparo colectivo es el 30 de enero; los módulos están ubicados en los distintos organismos empresariales de la ciudad, así como en Plaza Río, entre otros sitios. Sólo es necesario firmar y presentar una identificación oficial.