Siguen sin ser atendidos enfermos renales en BC

Las enfermedades del riñón no están contempladas en el catálogo de atención de la Secretaría de Salud, por lo que ésta no recibe una partida especial para su implementación en este rubro.

Tijuana

Los enfermos renales en Baja California continuarán sin recibir el tratamiento integral por parte de la Secretaría de Salud, debido a la falta de presupuesto, reconoció el titular de la dependencia en el estado, Miguel Osuna Millán.

Refirió que las enfermedades renales no están contempladas en el catálogo de atención de la dependencia, lo que limita la obtención de una partida especial para su implementación en este rubro, por lo que deberán buscarse alternativas para brindar atención a estos pacientes.

"El tema de la enfermedad renal no está todavía incluida en el catálogo de padecimientos y procedimientos del Seguro Popular, entonces obviamente lo que hagamos ahí, lo que podamos impulsar en conjunto con sociedad civil, en conjunto con la iniciativa privada, pues lo estaremos haciendo. No hay una partida formal en este rubro. Reconocemos el derecho a la salud de los pacientes con enfermedad renal, es un derecho tutelado por la Constitución, sin embargo el tema todavía en cuestión de finanzas públicas y la inclusión, está pendiente"

Comentó que la dependencia aplicará una política de austeridad, buscando reducir los costos e incluso contemplan la posibilidad de que el personal duplique turnos.

Osuna Millán explicó que el presupuesto para el 2014 aumentó apenas el 3 por ciento en relación con este año -el presupuesto de la secretaría rebasa los 2 mil millones 827 mil pesos- por lo que la secretaría se encuentra ante un "reto financiero" lo que limita la capacidad de atención a enfermedades crónico-degenerativas.

De acuerdo con asociaciones civiles, existen alrededor de mil personas con esta enfermedad en la ciudad.

El tratamiento de diálisis renal no está dentro de la atención médica, este proceso cuesta de mil quinientos a tres mil pesos por sesión y los pacientes requieren de dos a tres sesiones por semana.