SD y Tijuana analizan estrategias contra el tráfico humano en la frontera

En el Condado de San Diego, los casos han aumentado considerablemente en los últimos cuatro años, ya que mientras que en 2009, la Fiscalía recibió nueve casos, el año pasado incrementó a 46

San Diego

Autoridades de México y Estados Unidos analizan estrategias para erradicar el tráfico sexual, un problema que aqueja a ambos países.

En el Condado de San Diego, los casos han aumentado considerablemente en los últimos cuatro años, ya que mientras que en 2009, la Fiscalía recibió nueve casos, el año pasado incrementó a 46, de los cuales, se presentaron cargos a 43 acusados.

En Baja California, en este año se tienen seis averiguaciones previas por este delito, informó la procuradora Perla del Socorro Ibarra.

Durante su visita a San Diego, donde se llevó a cabo la cuarta conferencia binacional "Dos Ciudades, Una Frontera", la titular de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) destacó la importancia de investigar este crimen de manera conjunta.

"Normalmente las organizaciones que manejan este tipo de delitos son redes a nivel nacional e internacional, precisamente por eso reviste de mucha importancia el que podamos tener ese contacto y coordinación con nuestros vecinos en Estados Unidos."

Destacó que se ha obtenido gran apoyo de organizaciones civiles para dar atención a víctimas de este delito.

Por su parte, la ex diputada y presidenta de la Comisión Contra Tráfico Humano, Rossy Orozco pidió al gobierno de Baja California que se tomen acciones a nivel legislativo para frenar la prostitución.

Destacó que la colaboración binacional, permitirá un cambio de cultura referente a este crimen para ambos países.

"Hace poco una chica rescatada de la calle Coahuila, catorce años de edad, vestida como colegiala en la calle, y cuando le pregunto los clientes, ella me dice que el 95 por ciento venían de Estados Unidos."

Derek Benner, agente especial del Departamento de Seguridad Interna, destacó que la mejor arma contra este delito es la denuncia ciudadana, por lo que exhortó a la comunidad a reportar cualquier indicio.

Asimismo, pidió a la comunidad indocumentada a no tener miedo y reportar este crimen, garantizando que no habrá represalias por su estadio migratorio.

"Mi mayor compromiso es adquirir la confianza de nuestra comunidad inmigrante en ambos lados de la frontera, para que ellos se sientan cómodos para denunciar a las autoridades, ya sea ICE, FBI o la Fiscalía, sobre actividades o sospecha de tráfico humano sin importar su estado migratorio."

El tráfico humano es considerado el segundo delito más grande del crimen organizado a nivel mundial, seguido únicamente por el tráfico de drogas.

Se estima que cada año, 18 mil personas, principalmente niños y mujeres son traficados a Estados Unidos con fines de explotación sexual