“Rematará” IVA a lotes en BC

El aumento del IVA en la frontera y el comercio irregular amenaza al sector con la desaparición.  
Venta de autos
(Especial)

Tijuana

Una crisis imparable inició desde 2008 para los comerciantes de autos usados en Baja California; un decreto presidencial desapareció los precios estimados y cuadriplicó los costos de importación y de ese año a la fecha, 300 establecimientos dedicados a la venta formal de este tipo de unidades, de 420 han cerrado, según cifras de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco).

Ahora el aumento del IVA en la frontera amenaza al sector con la desaparición.  

La implementación del Registro Público Vehicular (Repuve) hace cinco años y ahora la aprobación de la reforma fiscal que propuso el gobierno federal, con el aumento del IVA del 11 al 16 por ciento, podría ser la debacle anunciada para el comercio formal, advirtió el presidente del grupo especializado en la venta de autos usados en Tijuana, Gilberto Leyva Camacho.

“Nosotros estamos viendo con mucha incertidumbre y al mismo tiempo con mucha preocupación porque de por si el negocio de autos ha sido muy golpeado; el peor enemigo nuestro es el comercio informal. Calculamos que el 95 por ciento del comercio lo tiene la calle”.

Aunque se han realizado intentos en coordinación con las autoridades para frenar los lotes “móviles”, en zonas ya identificadas, Leyva Camacho atribuyó a la falta de personal del Servicio de Administración Tributaria (SAT) la falta de decomisos de autos “chocolates”.   

Con ello, alrededor de un millón de empleos se han perdido en este sector después de la crisis económica de 2008, entre carroceros, pintores, mecánicos, tapiceros, vidrieros, cerrajeros, "yonqueros", quienes dependen de la venta de autos, no obstante la lucha continúa.

César Cázares es propietario de una de las cadenas de lotes más importantes en Tijuana, que inevitablemente ha visto mermada su economía a raíz de las medidas implementadas por el gobierno federal.

Para subsistir en el mercado, se vio obligado a ofrecer a los clientes una serie de beneficios (como las facilidades de pago) que dejan pocas ganancias.

La pérdida del poder adquisitivo de la población fronteriza con el aumento del IVA, es otra amenaza para el comercio formal, ya que a falta de dinero, la gente irá en busca de autos “chocolate”, argumentó.

“Ahora con el impuesto que viene del 16 por ciento a partir de enero, eso va a tener una baja más en la gente, porque la gente puede ir a comprar un carro en Estados Unidos y no le cobran tax, absolutamente nada, sin embargo aquí nosotros tenemos que subir el impuesto”, sostuvo.

Para Armando, quien se dedica a la seguridad privada, fue más fácil comprar una camioneta con placas estadounidenses por considerarlo más económico, y aunque desea adquirir un auto con todos los permisos, su economía no se lo permite.

Incluso, se afilió al programa propuesto por el gobierno de Baja California en 2011, para regularizar los autos “chocolate”, mediante la tarifa “accesible” de precios estimados, pero no le resultó.

“Me lo traje del otro lado y lo quise importar con el programa que salió de ´Placa BC´, pero casi me salía lo mismo, ya llevaba como ocho mil pesos y todavía me pedían más y mejor retiré eso. Es más económico traer carros así, porque con placa se eleva los precios; en ese ando ahí, me han agarrado pero ni modo, la necesidad”, argumentó

En lo que va de 2013, han quebrado 22 establecimientos de los 120 dedicados a la venta de autos usados que quedaban, debido a la venta competencia desleal de vehículos y advierten que el porcentaje podría aumentar con el alza del IVA a partir del primer día de 2014.