Registran espera de hasta seis horas en garita de San Ysidro

Ciudadanos mexicanos y residentes estadunidenses que cruzan para trabajar se quejaban de una espera que iba de cuatro a seis horas y que atribuyen al cierre de Gobierno de EU.

Tijuana

Aunque la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) anunció que sus operaciones en las garitas no se verán afectadas por el “cierre parcial” del gobierno de Estados Unidos, la comunidad que cruza con frecuencia la frontera de Tijuana-San Ysidro teme que los tiempos de espera se extiendan.

Tan sólo este martes, día en que inició el año fiscal de Estados Unidos y cuando entró en vigor este cierre de gobierno, ciudadanos fronterizos que no cuentan con una tarjeta Sentri o Ready Lane para viajeros confiables, aseguraron haber esperado de cuatro a seis horas por la mañana.

“-No, hace como tres semanas hice ocho horas, va a empeorar, pero pues es mi trabajo, tengo que venir…

-Siempre hago dos horas diariamente pero ya hoy son cinco, ya son cinco horas, está cada vez más peor la línea, esto afecta a todos, mira toda la gente que cruza casi a diario…

-Nosotros nada más venimos de compras pero de que si nos afecta que duremos mucho, pues sí porque es pura pérdida de tiempo porque si uno va rapidito a comprar algo y aquí haces más de tres, cuatro horas... ya nada más cuando pueda cruzar porque si vamos a durar tanto tiempo así, no tiene caso”

Un sondeo realizado por Milenio en la garita de San Ysidro, acerca de las expectativas de la comunidad fronteriza por la coyuntura actual en Estados Unidos, arrojó que la mayoría tiene temor a cruces y trámites más lentos por causa del presupuesto; esto pese a que las dependencias ya lo han descartado.

“Voy a pasar caminando, se me va a hacer más fácil, afecta mucho; también el transporte que manda uno para el otro lado, duran horas para pasar y a veces se echa a perder el producto porque se acaba el diesel en las trailas y lo que va a venir pasando es que ya no van a venir para acá, esa es mi opinión…”

Mientras, en el Consulado de Estados Unidos en Tijuana las operaciones se llevaron a cabo de manera regular, sin cancelación de citas ni reducción de personal atendiendo a los solicitantes.

Pero la preocupación de algunas personas es que el tiempo de respuesta sea más lento; tal es el casode María Hernández, mujer deportada y quien acudió al consulado norteamericano a solicitar un permiso temporal para que su hijo pueda visitarla.

Y es que asegura que con esto, el tema de la reforma migratoria, ya no será prioridad.

“Sí afecta porque muchos padres, madres han sido reportados, quieren arreglar para que vengan sus hijos a verlos, ya así no podría salir mi hijo pronto y los que estamos esperando en esto de la reforma también nos afectaría”