Recuerdan primeras electoras “furor” por el voto en el 54

Hace 60 años, el 17 de octubre de 1953, se publicó en el Diario Oficial la modificación al Artículo 34 Constitucional que otorga el derecho al voto a la mujer

Tijuana

Casi 62 años han pasado desde la visita del ex presidente Adolfo Ruiz Cortines a Tijuana para promover el voto de la mujer, recuerda Isabel Treviño de Cano, quien a sus 20 años de edad representó la primera generación de mujeres en la ciudad que ejercieron ese derecho.

“Era como un gran paso hacia más civismo...ibas a votar y era un orgullo y derecho de la mujer también, pues los hombres sí votaban y tener uno la oportunidad, ¡sí! Nosotros veíamos que ya votaban en otros países”, expresó.

Isabel acudió a la casilla por primera vez en julio de 1954, frente a la mirada de los varones, quienes las miraban “curiosas”, explicó.

“Pues como que éramos graciositas, de que ya íbamos las jovencitas a votar. Quizá el nerviosismo de que ibas ahí entre todos, entre los más grandes, sobre todo. No se me hizo difícil; yo estaba encantada por participar por primera vez, tenía mucho entusiasmo”, dijo.

No obstante el paso de reconocer el voto, la autonomía de la mujer no estaba plasmada al momento de llegar a la casilla y votar, pues el nombre completo de ella no aparecía en la credencial, sino acompañado del apellido de su esposo.

“Cuando yo ya casada, en el 61, entonces ponían el nombre con el apellido de tu esposo; casi duró 50 años para que te pusieran el voto de soltera únicamente”, narró a Milenio.

Pero no todo fue furor en julio de 1954. Hubo también incertidumbre, recuerda por su parte la tijuanense Ramona Durán Montiel; emitió el primer voto a los 18 años.

“La primer casilla que yo voté fue en la cancha de los olímpicos, de la colonia Libertad. Ahí pusieron la casilla en una zona que era predominantemente panista. ¡Ni para el sol nos pusieron a las personas!, pero sí había mucho Ejército cuidando las ánforas. Había ese sentimiento como de inseguridad porque había soldados”, detalló.

De acuerdo al padrón electoral en 1953, publicado por el periódico El Heraldo, las mujeres superaron a los hombres con 300 votantes.

El que las mujeres emitieran el voto era algo raro, pero nunca hubo actos de discriminación en la frontera, consideró el esposo de Isabel, Horacio Cano Arroyo.

“En aquel tiempo veía uno a las mujeres haciendo algo que quizás fuera raro, pero no había ninguna discriminación en absoluto, al contrario, le daba gusto ver a las mujeres, en aquel tiempo, a las muchachas”, expuso.

El 17 de octubre de 1953 se publicó en el Diario Oficial la modificación al Artículo 34 Constitucional que otorga el derecho al voto a la mujer.