Cronología de una carretera que se fue al mar

Como si fuera broma del Día de los Inocentes, el 28 de diciembre de 2013 se desprendió un tramo de la carretera escénica Tijuana-Ensenada que se espera sea reparado a finales de 2014

Ensenada

El primer día de octubre de 2013, casi tres meses antes del deslave, MILENIO acompañó a un grupo de investigadores del Centro de Investigación Científica y de Educación Superior (Cicese), quienes encontraron cuatro sitios con daños críticos en la carpeta asfáltica alrededor del kilómetro 95, además de los siete ya identificados desde 2006.


La tarde del viernes 27 de diciembre, usuarios de la autopista publicaron imágenes en redes sociales que mostraban un hundimiento de casi 60 centímetros en el kilómetro 93. 

A la madrugada del día siguiente, la carretera colapsó. Más de 100 metros de la autopista se hundieron hacia el mar en el kilómetro 93+500.


Un camión de 40 toneladas cayó junto con la carretera. El chofer de la unidad logró salir ileso luego de que sintiera que la tierra comenzaba a hundirse. 


Todavía a las 21:00 horas de la noche anterior, un trailero atravesó la carretera escénica Tijuana-Ensenada; la única recomendación fue la que obtuvo por parte del cobrador de caseta de cuota.

En una reunión con el gobernador del estado y el alcalde de Ensenada, el director de Caminos y Puentes Federales (Capufe) afirmó que el desastre sería atendido como emergencia y que buscarían rehabilitar la vía para aminorar las afectaciones.

 

El 30 de diciembre, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) anunció que denunciaría penalmente a quien resultara responsable por las omisiones cometidas en la carretera escénica Ensenada-Tijuana previo al derrumbe.

Mientras tanto, autoridades de Caminos y Puentes Federales (Capufe) aseguraron que cerraron a tiempo la carretera escénica Tijuana-Ensenada, antes de que se registraran daños más severos y pérdidas humanas.

Un mes después, el organismo empresarial presentó la denuncia formal por actos de negligencia contra Capufe, hecho que el senador Marco Antonio Blásquez desestimó, debido a que consideró fue un acontecimiento impredecible.

 

Sólo dos días después del hundimiento, la región ya registraba afectaciones económicas, ya que por la carreteran transitaban alrededor de 12 mil vehículos diarios, la mayoría con fines turísticos, ahuyentando también a los viajeros que llegarían en Año Nuevo.

Ya para cerrar el año, no faltó quien quisiera 'selfie' junto al boquete para publicarla en redes sociales; algunas personas aprovecharon lo desolado de la carretera para patinar, atravesar en bicicleta e incluso ir caminando hasta el lugar.

2014

Con el inicio del año también comenzaron los trabajos preliminares en la zona afectada, en donde se instaló una rampa de acceso para el traslado de maquinaria y personal que realizaría el levantamiento topográfico.

Por su parte, el senador panista Ernesto Ruffo calificó a la administración de Caminios y Puentes Federales (Capufe) como ineficiente por permitir el tránsito en un área que presenta problemas desde hace décadas.

El también senador Marco Antonio Blázquez pidió que se tomaran acciones de efecto duradero para minimizar los daños a la economía, por lo que se iniciarían estudios para determinar la mejor opción para atender la contingencia.

A pesar del colapso y la problemática generada por el tráfico que debía circular entre Tijuana y Ensenada, Capufe anunció el incremento de un peso en las tarifas de peaje en Baja California.

 

Por la urgencia de restaurar la vía, la Comisión de Asuntos de la Frontera Norte de la Cámara de Diputados presentó un punto de acuerdo con el objetivo de agilizar los trabajos y la llegada el recurso por parte de Capufe.

Empresarios y el alcalde de Ensenada, Gilberto Hirata Chico, coincidieron en que la carretera conservara la misma ruta, aunque el edil informó que sería Capufe quien determinaría si era viable. Días más tarde, la iniciativa privada se expresó a favor de que se conservara la ruta escénica.

El delegado de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Alfonso Padrés Pesqueira, propuso ante la Comisión de Turismo del Congreso la construcción de un puente para contar con alternativas ante una eventualidad similar.

Finalmente el 14 de enero, el director de Capufe, Mauricio Sánchez Woodworth, informó que las obras para reparar la carretera durarían un año y no estarían listas hasta el último trimeste de 2014; sin embargo, el Congreso del estado manifestó que buscaría agilizar la restauración.


Expertos señalaron la importancia de trabajar "desde abajo" en las obras de infraestructura del tramo colapsado, para así evitar futuros accidentes.

Y es que aunque los primeros estudios fueron insuficientes para determinar si el mismo trazo de la ruta sería seguro, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes consideró prioridad mantenerlo, contrario a la petición del Congreso de Baja California de cambiar el trayecto.

Geólogos del Cicese, quienes participan en un grupo de trabajo coordinado por CAPUFE, apoyaron la decisión que tomaron los responsables del uso y seguridad de la carretera -SCT y CAPUFE- quienes determinaron que sí sería seguro que la carretera continúe siendo escénica.

Desde el 28 de diciembre de 2013, el tránsito que circula entre Tijuana y Ensenada se ha visto afectado debido a que la única ruta disponible en La Misión -carretera libre- es insuficiente para la gran afluencia de transporte pesado y de turismo, por lo que el alcalde Gilberto Hirata Chico y el Consejo Técnico de Consejos Coordinadores Empresariales en Baja California han exigido que se agilicen las obras para afectar en la menor medida posible a la economía de la región.