Podrían revocar bases 'regaladas' a ex alcalde de TJ

Antes de finalizar su gobierno, el Sindicato entregó alrededor de 25 bases a personas de su confianza, entre ellas sus jóvenes asistentes

Tijuana

Las bases entregadas a los colaboradores y jóvenes asistentes del ex alcalde de Tijuana antes de que concluyera su administración podrían ser sometidas a un juicio de nulidad y ser revocadas, anunció el dirigente entrante del Sindicato de Burócratas, Manuel Oceguera.

Aseguró que "en lo oscurito", el ex dirigente sindical y actual regidor, Martín Plasencia, y el ex alcalde Carlos Bustamante acordaron basificar a 60 personas, de los cuales alrededor de 25 fueron asignadas a personal cercano al edil priista; esto sin considerar otras solicitudes por antigüedad.

Entre los beneficiados se encuentran la ex secretaria particular del ex presidente municipal, su coordinadora de giras y la ex directora de Prevención del Delito y que después fue reubicada a la Consejería Jurídica.

"Son jóvenes y guapas, por una parte es bueno que hayan obtenido ese tipo de certidumbre pero no son las condiciones normales primero porque bajo ninguna circunstancia se apegaron al protocolo administrativo, es decir, incluso no pasaron por el Cabildo para ser autorizadas"

Manuel Oceguera detalló que otra irregularidad detectada es el salario que perciben las asistentes del ex alcalde: entraron directo a los niveles más altos del escalafón, ganando entre 20 y 25 mil pesos mensuales mientras que una persona recién basificada, realizando tareas administrativas, percibe un salario de no más de 13 mil pesos.

"Esa es la gran pregunta, ¿qué es lo que hacen y qué es lo que las hace merecedoras de esas bases?...Vamos a platicar con el presidente municipal para establecer el punto, valorar su postura. Si él desea que prevalezcan esas bases podemos comprender que trae un pacto con la anterior administración pero entonces habremos pedir un pacto de basificación por consecuencia"

El líder sindical precisó que buscarán el juicio de nulidad argumentando abuso de confianza y un proceso indebido pues estas plazas nunca pasaron por el Cabildo y violentaron el escalafón.