Pit bulls, ¿agresivos o víctimas de mala fama?

En San Diego, ataques cometidos por estos perros acaparan los titulares, mientras que especialistas en el cuidado de animales defienden a esta raza

San Diego

Por lo menos, cinco personas han resultado heridas en las últimas semanas por ataques de perros pit bull en San Diego.

Los hechos, que han acaparado los titulares de la prensa local, han reabierto la controversia sobre si esta raza de perro, que ha sido prohibida en algunas ciudades de Estados Unidos, debe considerarse peligrosa o si únicamente son víctimas de un estigma negativo o dueños irresponsables.

Recientemente, el Centro de Cuidado de Animales en Chula Vista, California, llevó a cabo la campaña "Perdona un Pit Bull", bajo la cual, seis de estos perros fueron adoptados por familias norteamericanas, mientras que otros 18 se mantienen en la espera de un hogar permanente.

La administradora de la dependencia, Mariya Anton, calificó la raza como leal, con mucha fuerza e ideal para familias. Considera que ha sido su mala reputación la que ha derivado en que éstos terminen abandonados en algunas ocasiones en las calles y posteriormente en albergues.

"El pit bull por naturaleza no es agresivo. Lo que hemos visto es que un animal puede hacerse agresivo depende de cómo lo trates o cómo sea criado, así es como va a responder", consideró.

Contrario a lo que se piensa, enfatizó que no se trata de una raza que esté predispuesta para atacar, y que es su tamaño, fuerza, aunado a su estereotipo, lo que los ha encasillado al grado que la gente puede temerles al considerarlos agresivos.

"Desafortunadamente los pit bulls cuando muerden se hace una gran historia por el daño o el tamaño de la mordida que puede ser más grave. Podemos tener chihuahuas que muerden pero ven que se trata de una mordida chiquita, pero con el pit bull ven el tamaño y piensan que son agresivos cuando no siempre es así", comentó.

De acuerdo a dato del portal DogBite.org, esta raza de perro ha causado la muerte de 176 personas en Estados Unidos en un periodo de nueve años.

En San Diego, un perro pit bull atacó a dos personas, presuntamente por proteger a su dueña. Semanas atrás, un policía disparó y mató a tres de estos animales, aparentemente en defensa propia.

Para Linda Septon, especialista en adopciones, la razón que orilla a estos perros a morder es por protegerse o defender algo que les pertenece. Mencionó que la mala fama que los aqueja es injusta, ya que no se puede juzgar a toda a una raza por algunos incidentes aislados.

"Cualquier perro puede ser peligroso. Yo trabajo aquí en el albergue y he visto golden retrievers o poodles ser agresivos y lo que hacemos es analizar cada caso individualmente. Yo le digo a la gente que no puedes odiar a toda una raza de personas porque una persona hizo algo mal. Igual no se puede odiar toda una raza de perros, porque hay unos malos perros que han estado en una situación desafortunada o de malos dueños", dijo.

La representante del Centro de Cuidado Animal consideró que deben ser los mismos dueños quienes funjan como "embajadores de la raza", para dar el ejemplo de cómo estos perros al ser atendidos y criados de la manera correcta, se convierten en el compañero ideal para cualquier familia.