Pelayo Torres, entre la controversia y el reclamo social

 Amenazas de muerte, confrontación con empresarios, el homicidio de su consuegro y el rechazo en la ruta final fue lo que marcó su trienio como el alcalde más polémico de Baja California.
Enrique Pelayo Torres
Enrique Pelayo Torres (Especial)

Ensenada

El trienio del alcalde de Ensenada, Enrique Pelayo Torres, está colmado de situaciones controvertidas, catalogadas en su mayoría como inéditas en la historia política del puerto.

De entrada, Gilberto Hirata Chico, quien lo relevará en el cargo, era el aspirante a la elección del 2010, sin embargo, un problema de salud lo obligó a declinar y cedió la candidatura a Pelayo Torres el 22 de marzo.

El triunfo del político priista, empresario restaurantero y contador público de profesión, se consumó el 4 de julio del mismo año a través de la coalición Por Un Gobierno Responsable, integrado por PRI y PVEM.

A los dos meses de que inició la gestión, un grupo de hombres armados asesinó a disparos al regidor y líder transportista, Arturo Castellanos Ruiz, cuando salía de un centro nocturno. Poco después, Pelayo Torres reveló haber sido víctima de amenazas de muerte.

Una de las primeras acciones que conmocionó la opinión pública fue la clausura temporal, en febrero del 2011, de la planta regasificadora de gas licuado Sempra Energy, filial de Energía Costa Azul (ECA). Las advertencias emitidas por el edil fueron consideradas por la iniciativa privada como un “chantaje” político.

Cinco meses después, en julio, se ventiló la existencia de un comprobante bancario por la cantidad de 2 dos millones de dólares a nombre de su hijo Enrique Pelayo Navarro, procedente de una cuenta bancaria de Coronado, Estados Unidos.

Al respecto el primer edil aseguró que se trató de un error y que el dinero sería devuelto, además descartó que se tratara de una extorsión hacía la transnacional Sempra.

Tras la victoria del priista Enrique Peña Nieto como presidente de México, integrantes del movimiento Yo Soy 132 realizaron manifestaciones simultáneas en distintos estados del país, en Ensenada, los inconformes fueron sometidos por elementos de la secretaría de seguridad pública.

Como saldo, hubo una docena de personas lesionadas y una mujer hospitalizada. Este conflicto le valió un juicio político vigente en el Congreso de Baja California.  

El 19 del mismo mes se informó sobre el homicidio del consuegro del presidente municipal, José de Jesús Jiménez López, de 72 años de edad, propietario del negocio de transporte Grupo Turístico De las Dunas.

Los hechos ocurrieron en la vivienda del occiso, papá de la esposa de Pelayo Navarro, quien presentaba golpes contusos en la cabeza y fue localizado en el patio trasero. La investigación refiere que a pocos pasos del lugar había 19 plantas de marihuana y podría tratarse de un caso de delincuencia organizada pero el asesinato no ha sido resuelto la PGJE.

Entre otros temas políticos, en octubre del 2012 se llevó a cabo el plebiscito para municipalización de San Quintín, con lo que Ensenada perdería alrededor del 60 por ciento de su territorio con solo el 10% de la participación ciudadana; en febrero diputados del Congreso del Estado revivieron el tema y aprobaron la municipalización que al final fue vetada por el gobernador José Guadalupe Osuna Millán.

Le siguieron temas relacionados con la falta de presupuesto para uniforme de bomberos  y policías a quienes entregó uniformes de mala calidad con botas de hule fabricadas por familiares de funcionarios de su gobierno.

A través de un contrato con una empresa de Jalisco, pretendió realizar un contrato para privatizar el servicio público de energía eléctrica, pero investigadores astrónomos impidieron que se concretara dicha inversión porque el tipo de luz dañaría la visibilidad de los telescopios utilizados por los científicos.

En septiembre del 2013 el Cabildo de Ensenada, aprobó el reglamento de la Ruta del Vino, con el que empresarios del ramo aseguran que, de manera automática, se cambia el uso de suelo y abre la puerta a que grandes inversionistas construyan desarrollos habitacionales y turísticos en zonas agrícolas.

Aunque Pelayo Torres se abstuvo de votar a favor o en contra del reglamento,  los vitivinicultores realizaron una caravana que llegó hasta la puerta de su casa, donde productores, en vehículos de lujo, ofendieron a la familia Pelayo Navarro.

A días de que releven su cargo, Pelayo Torres incumplió con el pago de la penúltima catorcena, y desapareció el fondo de la caja de ahorro de los trabajadores, retroactivos y omitió el pago del bono por buena disposición.  

Los empleados molestos, orquestados por el secretario general de burócratas, Ricardo Medina Fierro, paralizaron el servicio de limpia de la ciudad y protestaron vaciando tambos de basura en la explanada del Palacio Municipal y usaron los vehículos recolectores de basura para bloquear la carretera Transpeninsular frente al centro de gobierno.

Y para informe actividades del cierre se está orquestando en redes sociales una megamarcha en contra del alcalde del XX ayuntamiento, que podría ser la “cereza del pastel” y convertirse en la mayor manifestación en la historia de la ciudad.

La movilización, según la página “ya vete, Pelayo”, será aprovechada para reunir firmas que se utilizarán para pedir juicio político contra el priista.