Obesos y diabéticos, en mayor riesgo ante influenza

Autoridades de Salud promueven la vacunación entre estos grupos de riesgo, cuyo sistema inmunológico no tiene la misma capacidad que el de una persona sana de combatir una enfermedad como la influenza

Tijuana

Las personas con obesidad, hipertensión y diabetes son más vulnerables al contagio de la influenza AH1N1 y otras enfermedades. Por eso, la Secretaría de Salud los exhorta a vacunarse.

Lo anterior lo confirmó en entrevista para Milenio Radio la doctora Karzali Trasviña Guizar, responsable del Programa del Niño y del Adolescente de la dependencia.

Explicó que el sistema inmunológico de una persona con problema de diabetes, hipertensión, sobrepeso u obesidad no tiene la misma capacidad de reaccionar ante una enfermedad que el de una persona sana.

Trasviña comentó que las personas obesas pueden presentar también resistencia a la insulina, y niveles altos de colesterol o triglicéridos en la sangre, lo que disminuye la capacidad del sistema inmune a contrarrestar un padecimiento.

Resaltó la importancia de la vacunación en los grupos de riesgo: niños, adultos mayores, personas con diabetes, obesidad o enfermedades crónicas, ya que "su cuerpo va a despertar poquito tarde" en caso de un contagio.

Consideró que existe una renuencia en gran parte de la población a aceptar que tienen sobrepeso u obesidad, además de una resistencia a ser vacunados, lo que empeora las cosas.

Trasviña explicó que se considera obesa a una persona cuando se encuentra un 10 por ciento o más arriba de su peso ideal, factor en el que intervienen variables por estatura; así como el índice de masa corporal, el cual se puede calcular dividiendo la estatura al cuadrado entre el peso. Si el resultado es superior de 25 corresponde a sobrepeso, mientras que arriba de 27 se considera obesidad.

Asimismo, expuso que se puede medir la circunferencia abdominal: en hombres debe ser inferior de 90, y en mujeres debajo de 80.

Recomendó además hacer ejercicio cardiovascular, por ejemplo, caminata, de 25 a 35 minutos al día y acudir a un chequeo general mínimo una vez al año. Añadió que no hacer el ejercicio adecuado puede ser contraproducente, ya que practicar ejercicio extenuante desde un inicio quema el músculo en lugar de la grasa y debilita las articulaciones.