Necesario reglamento que permita resolver las necesidades del Valle de Guadalupe

El diputado local Mario Osuna calificó como un logro el que se haya revocado el reglamento que permitía la construcción de edificios en la Ruta del Vino. 

Tijuana

Tras la revocación del reglamento de la Ruta del Vino en el Valle de Guadalupe es necesario trabajar en la formalización de un reglamento que se pueda modificar dependiendo de las necesidades del valle y que ayude a resolver las distintas problemáticas de esta zona, como la escasez del agua, declaró en entrevista para Milenio Radio el diputado local, Mario Osuna Jiménez.

Consideró que la anulación del reglamento que permitía la construcción de edificios en la Ruta del Vino es un triunfo para la comunidad y felicitó al Cabildo de Ensenada por cumplir con un reclamo de los bajacalifornianos.

Ante la advertencia de vitivinicultores de que la revocación del reglamento no impide que se establezcan desarrollos turísticos e inmobiliarios en la zona agrícola del Valle de Guadalupe, el diputado panista destacó que en su autonomía Ayuntamiento tiene la facultad de llevar a cabo y aprobar reglamentos, y será el trabajo de los legisladores como autoridades populares vigilar estas acciones.

"Lo que no se puede evitar es que se lleven a cabo reglamentos, lo que si estamos nosotros en contra es que vayan en contra de la propia legislación, en este caso de la Ley de Desarrollo Urbano para el estado de Baja California y eso es precisamente lo que se estaban pasando por encima, el tema de la ley en muchas cuestiones que estaban pretendiendo este código, que son en todo fuera de orden, de lógica y sobre todo la forma en la que se llevó a cabo, que era a obscuras, negándole la entrada y el acceso a las personas para que pudieran proponer en esa sesión de Cabildo."

Destacó que no se puede limitar el trabajo del Cabildo de Ensenada pero sí vigilar y hacer partícipe a la comunidad, quienes pueden incluso denunciar a las autoridades que resulten responsables por la aprobación del reglamento en la administración de Enrique Pelayo Torres.

El legislador local señaló que el Congreso no se está en contra de un desarrollo en el valle, siempre y cuando sea un proyecto integral y que atraiga el turismo local, nacional e internacional.

En cuanto al colapso carretera escénica Tijuana-Ensenada, Osuna Jiménez consideró que si la autopista fuera administrada por gobierno del estado sería más ágil el flujo de los recursos para su reparación y mantenimiento, tal como se hace la carretera de la Rumorosa.

Aunque no se ha definido una fecha exacta destacó que las autoridades federales se comprometieron a reparar el tramo en tres meses para que se siga la misma ruta.