Falsa alarma por material radiactivo en Ensenada

Se realizó una fuerte movilización en el puerto para inspeccionar una embarcación en desuso que perteneció a la Guardia Costera de EU, en la que se sospechaba había residuos radiactivos
Montan operativo por contaminación radiactiva en Ensenada
(Cortesía/Protección Civil)

Ensenada

Un barco procedente de la Guardia Costera de Estados Unidos arribó al puerto de Ensenada para su destrucción, pero antes se activó una alerta por la detección de residuos radiactivos.

El coordinador de la Unidad de Protección Civil en Ensenada, Luis Antonio Gutiérrez Berriel, informó que el operativo se llevó a cabo hace unos días en las instalaciones de la empresa Infraestructura y Servicios Portuarios Amaya Curiel, tras un reporte que indicaba un riesgo ambiental por radioactividad a bordo del buque Vila Queen atracada en el lugar.

"Recibimos una llamada directa a la oficina por parte de personal de la Secretaría de Marina, pidiendo el apoyo para la revisión de una embarcación que supuestamente tenía material radioactivo. Les hicimos saber que solo tenemos un exposímetro para medir gases. El punto de reunión fue la base de la Marina. De ahí salimos en un convoy junto con personal de Capitanía de Puerto, Aduanas, Profepa y personal de la marina en Amaya Curiel", explicó.

La embarcación es un ex buque de la Guardia Costera estadunidense que arribó a Ensenada el pasado 29 de octubre para ser desmantelada.

Con tecnología Geiger, la Armada de México evaluó el buque sin encontrar rastros de contaminación, además de que se hicieron mediciones de explosividad en tanques y cabinas.

La empresa que trasladó la embarcación carecía de documentos que garantizaran la limpieza del buque, por lo que había probabilidad de que transportara algún contaminante.

Aunque perteneció a la Guardia Costera de Estados Unidos, la empresa Amaya Curiel la compró para convertirla en chatarra en la zona portuaria.

Los hechos ocurrieron en el mismo lugar donde se incendió la embarcación Bering Star, misma que estaba en lista de espera para su destrucción, y se encuentra a unos metros de la playa municipal de Ensenada.