Empresario mexicano hizo donaciones ilegales a políticos de SD

Las autoridades no dieron a conocer el nombre del implicado, pero se sabe que cuenta con residencias en California y realizó donaciones a través de una sitio de promoción para candidatos en internet

San Diego

Un empresario mexicano realizó donaciones ilegales por medio millón de dólares a campañas de diferentes candidatos en elecciones de San Diego, reveló la Fiscalía Federal del Distrito Sur de California.

La acusación formal implica a Ravneet Singh, propietario de la compañía ElectionMall Inc., y su cómplice Ernesto Encinas, detective retirado del Departamento de Policía de San Diego, ambos acusados de canalizar miles de dólares de procedencia extranjera para apoyar campañas polìticas municipales y federales entre 2011 y 2013.

Dentro de la demanda presentada en San Diego, no se incluyen cargos contra el empresario extranjero, del que se detalla es mexicano, con casas en California.

Aunque el documento no da el nombre del mexicano, lo identifica como sujeto de una investigación de un medio local en el 2012, en el que se le acusa de financiar la campaña de un candidato.

Milenio encontró que la única investigación periodística que coincide con esta descripción y fecha la publicó el portal City Beat, firmada por el periodista Greg Maas el 23 de mayo del 2012, la cual señala que la procuradora y entonces candidata a la alcaldía Bonnie Dumanis recibió fondos de una compañía ligada al ingeniero mexicano José Susumo Azano Matsura, director del Grupo Azano.

El periódico UT San Diego hace referencia al reportaje de City Beat y suma sus propias fuentes anónimas para también asegurar que el "empresario mexicano" del caso es Azano Matsura.

Los nombres de los candidatos cuyas campañas habrían recibido estas donaciones no fueron dados a conocer en la demanda y únicamente fueron identificados por número ni menciona que estuvieran enterados de esta situación.

El UT San Diego, citando a una fuente anónima, identifica a los involucrados como la actual Procuradora de Distrito, Bonnie Dumanis (candidata 1), el ex alcalde Bob Filner (candidato 3) y el ex candidato a la alcaldía Nathan Fletcher (candidato 4) .

Filner ganó las elecciones de 2012 para alcalde, pero renunció a los ocho meses en el puesto, luego de que enfrentara un juicio por acoso sexual a mujeres que trabajaban para el ayuntamiento de San Diego.

Tanto Dumanis como Fletcher negaron a dicho medio haber tenido contacto con los involucrados en la demanda.

Prestanombres y contribuciones sin declarar
Bajo la ley federal está prohibido que ciudadanos extranjeros realicen contribuciones o gastos en relación a cualquier campaña electoral en Estados Unidos, ya sea federal, estatal o municipal, por lo que los dos acusados enfrentan cargos de contribución ilegal a campañas politicas, superar topes de campaña y hacer "declaraciones falsas".

El documento de 15 páginas narra que ambos acusados utilizaron "técnicas altamente complejas" para esconder el hecho de que el empresario mexicano estaba detrás de las donaciones ilegales que fueron utilizadas en la campaña para alcalde de 2012, una campaña por el Congreso el mismo año, además de la elección especial de 2013.

Para invertir el dinero en las campañas, los empresarios formaron un comité de gastos independientes, para desde ahí distribuir las inversiones a las campañas por medio de publicidad por internet, usando la compañía Electionmall, que provee servicios de redes sociales y otro tipo de promoción para candidatos en todo el mundo.

El "empresario extranjero" hizo seis donativos, dos de ellos de 100 mil dólares, dos de 30 mil, uno de 150 y otro más de 190 mil dólares, además de "la promesa de otro 'milloncito'" en uno de los casos, si el candidato resultaba electo.

En todos los casos el dinero se hacía en transferencias electrónicas de un straw donor (donador prestanombres) y no eran declaradas en los gastos de campaña de ninguno de los candidatos, violando la ley por ser dinero mexicano, pero también por superar los topes de campaña y los topes de donación individual por año fiscal.

En la investigación se señala que Encinas quería que el próximo alcalde de la ciudad despidiera al jefe de Policía, William Lansdowne, y lo reemplazara por alguien de su preferencia, a cambio del apoyo financiero del empresario mexicano.