Medicamentos controlados, una amenaza para jóvenes en San Diego

De 2008 a la fecha, han aumentado las muertes en un 22% y las visitas a salas de emergencia por sobredosis en un 60%, revelaron autoridades
En los últimos cinco años, las muertes por abuso de medicamentos controlados han aumentado en un 22 por ciento
En los últimos cinco años, las muertes por abuso de medicamentos controlados han aumentado en un 22 por ciento (Alexandra Mendoza)

San Diego, California

En los últimos cinco años, las muertes por abuso de medicamentos controlados han aumentado en un 22 por ciento, mientras que las visitas a las salas de emergencia por sobredosis de este tipo de pastillas incrementaron en un 60 por ciento en San Diego, alertaron autoridades del Condado.

De acuerdo a un reporte dado a conocer este lunes, de 2008 a la fecha, el consumo de este tipo de narcóticos, principalmente analgésicos o las llamadas “pain killers”, que se pueden encontrar en el botiquín de casa, ha incrementado cerca de un 20 por ciento en adolescentes.

José Álvarez, vocero de la Agencia de Salud y Servicios Humanos (HHSA), advirtió a padres de familia sobre las señales de que sus hijos podrían estar cayendo en esta adicción.

"Si cambia el comportamiento, si bajan las calificaciones, si el grupo de amigos cambia, si empiezan a aislarse de la familia. Esos son unos de los indicadores que ayudan a que los padres puedan darse cuenta", explicó.

Una de las razones que orillan a estudiantes a consumir este tipo de medicamentos es que piensan que la droga no es tan peligrosa debido a que se vende en farmacias.

"El problema con los medicamentos con receta es que los jóvenes piensan que no corren ningún peligro porque vienen recetadas de un doctor, pero corren el mismo problema, porque se pueden volver adictos y después de los analgésicos, buscan drogas como la heroína y eso podría matarlos", comentó.

Bonnie Dumanis, fiscal de distrito, calificó esta situación como “un problema grave” que se ha visto reflejado en un aumento de adolescentes que cometen crímenes para obtener este tipo de droga.

De acuerdo a datos de la Fiscalía del condado, en los últimos cinco años han aumentado en un 84 por ciento los cargos presentados por abuso relacionado con medicamentos controlados, mientras que los arrestos en jóvenes por la misma razón en un 40 por ciento.

La mejor manera de prevenir estos casos es deshacerse de medicamentos altamente adictivos como OxyContin o Vicodin una vez que no se utilicen.

Autoridades federales han intensificado campañas para que residentes entreguen este tipo de drogas que normalmente se encuentran en el botiquín de casa, para evitar que lleguen a malas manos.

William Sherman, agente especial de la DEA en San Diego, destacó que este año se han recibido 19 mil libras de medicamento “que están ahora fuera de las calles”.

“Eso nos dice que la gente nos está escuchando, están yendo a sus botiquines y alejando a jóvenes de estos medicamentos controlados”, comentó.