Leyes secundarias en reforma energética deberán ser claras para detonar inversión

La directora de Energía del IMCO resaltó la importancia de que "a las cosas se les llame por su nombre" y no se preste a diversas interpretaciones
Leyes secundarias en reforma energética deberán ser claras para detonar inversión (Milenio Radio 95.3 FM)

Tijuana

Monserrat Ramiro, directora de Energía del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), refirió que para evitar que la reforma energética se preste a interpretaciones potencialmente negativas para los mexicanos y nuestros recursos, la legislación deberá ser muy clara, particularmente las leyes secundarias.

En entrevista por Milenio Radio, Ramiro comentó que especialmente en el apartado acerca de la inversión privada, la regulación tiene que ser clara, fuerte y los esquemas amplios para atraer la inversión.

Resaltó la importancia de que "a las cosas se les llame por su nombre" y de cuidar que esto sea así, principalmente en lo que refiere a la legislación secundaria.

Expuso que la industria energética de por sí tiene muchos riesgos, y las empresas e individuos no querrían correr aun más. Aseguró que con un marco jurídico muy claro que dé certeza, se detonaría la inversión.

Respecto al concepto de "empresas productivas del estado" que obtienen tanto Pemex como CFE con la reforma, refirió que esta figura no existe, por lo que habrá de estar atentos a cómo se "aterriza ese concepto", particularmente en lo referente al presupuesto de la federación y su influencia sobre el gasto corriente.

Monserrat Ramiro expuso que la reforma tendrá ciertos beneficios a corto plazo. Refirió que el principal impacto positivo se verá reflejado en el gas natural.

Mencionó que la inversión privada en transporte y distribución de gas tendrá un impacto rápido y puntual en sus precios, así como en cualquier industria que utilice gas para su producción, incluyendo la generación de energía eléctrica.

Sin embargo, apuntó que esto no se traducirá en una tarifa menor para el consumidor doméstico, aunque sí para el industrial.