Levantarán campamento migrante este lunes

Aunque Ángeles sin Fronteras anunció que retirarán el campamento migrante de la plaza "El Mapa" este lunes, decenas de indigentes, migrantes y deportados se rehúsan a abandonar el sitio
Los trabajos de limpieza en Plaza Constitución, mejor conocida como "El Mapa", han iniciado de frente al levantamiento del campamento migrante
Los trabajos de limpieza en Plaza Constitución, mejor conocida como "El Mapa", han iniciado de frente al levantamiento del campamento migrante (Krystel Gómez)

Tijuana

Este lunes, la agrupación Ángeles sin Fronteras terminará de levantar las casas de campaña que desde agosto ocuparon la Plaza Constitución, convirtiéndola en un campamento migrante.

Javier Arreyes, coordinador de este campamento, explicó que aunque el DIF estatal ofreció dar albergue temporal a los habitantes de este espacio, para el fin de semana sólo 100 de los alrededor de 740 indigentes, migrantes y deportados que lo habitan habían aceptado la ayuda.

Para el resto, el tiempo está contado en este sitio, pues la promesa es que limpiarán la plaza conocida como "El Mapa" con el inicio de la semana para entregarlo en buenas condiciones al PRI, legítimo propietario.

"El lunes a las 10 de la mañana en punto vamos a dar el anuncio, que Ángeles sin Fronteras se retira, levanta campamentos y tiene toda esta gente que está enfrente, debe levantarse también, necesitamos entregar este local de la manera más amablemente. La gente que no quiera la policía municipal o estatal nos ayudará a desalojar la manera más facilita", expuso.

En el campamento se pudo observar a personas realizando algunas labores de limpieza con escobas y cubetas de agua; sin embargo, todavía quedan muchas casas de campaña, baños portátiles y escombro que se fue acumulando.

Jaime Gómez lleva tres años en Tijuana, ciudad a la que llegó tras ser deportado. En el campamento todos lo conocen como "el abuelo" y reprochó que la mayoría no quiera aceptar su traslado al albergue del DIF, ubicado con rumbo a Tecate.

Para él, con el retiro del campamento migrante y la poca disposición de los residentes del Bordo para aceptar ayuda, se avecinan tiempos difíciles.

"Aquí va a volver a lo de atrás, venir para acá, venir la policía, llevárselo, porque tengo informado que van a limpiar el bordo; va a estar igual que antes...sólo que esta gente quiera irse, salir de esto, pero no creo, yo me llevé como unos 45, de 700 que se van a quedar así, va a estar canijo", mencionó.