Operan parcialmente módulos de atención al migrante

La inexperiencia en uso de computadoras y el temor de ser atendidos por policías municipales contribuye a que la poca afluencia de migrantes en los módulos. 
Módulo de atención al migrante
(Marcos Morales)

Tijuana

Los módulos de atención a migrantes comenzaron a operar desde el pasado fin de semana, pero de forma parcial ya que no han sido aprovechados por el temor que despierta entre deportados el ser atendidos por policías.

Sin dinero ni teléfonos para comunicarse con sus familiares, Joaquín Hernández fue deportado de Los Ángeles, California desde hace más de una semana y fue hasta este domingo que pudo contactar a su familia en el módulo para migrantes.

Dijo que para utilizar las computadoras le pidieron su carta de deportación y que no hiciera mal uso del internet; hasta este lunes ha usado el módulo en dos ocasiones.

"Como yo estoy impuesto a cargar el teléfono, no me grabé los números y no les pude llamar, ya cuando llegué aquí mire las computadoras, le dije sabes qué aquí tienes mi carta de deportación, quiero comunicarme, yo me comuniqué con ellos, aquí te la prestan si vienes deportado", refirió.

Señaló que muchos requieren llamar a Estados Unidos y no lo pueden hacer porque sólo hay computadoras y muchos no saben utilizarlas.

"Los acaban de abrir, esta este y está en la plaza, hay dos ahorita y hay pura 'computer' más tarde, tal vez les pongan teléfonos gratis, para los que no tienen direcciones de internet, pueda llamar a un celular, -ya estoy acá en Tijuana, ya ven apoyame o mandame algo", remarcó.

Joel Franco, también deportado de Estados Unidos, dijo que los módulos ya tenían varios meses sin funcionar; advierte que algunos migrantes no se atreven a utilizarlos, porque piensan que los policías municipales los intentarán detener.

"La gente como que tiene miedo necesita que le tiene miedo, necesita que le tengan más confianza a la policía y a las casetas estas, es que piensan que les pueden hacer algo, por eso casi no lo frecuentan le tienen miedo a la policia y se acercarian más las personas a pedir información a las casetas", aseguró.

Los módulos de atención al migrante fueron construidos con recursos del Programa Nacional de Prevención del Delito; en esto se gastó parte del recurso federal de 39 millones de pesos, específicamente destinados para programas de prevención del delito en la Zona Norte de Tijuana durante el 2013.

.