Infraestructura pluvial a 20 años de que Tijuana se inundó

La ciudad sufrió grandes cambios en infraestructura tras las lluvias extraordinarias de 1993, que afectaron a colonias como El Pípila, 3 de Octubre, Sánchez Taboada, entre otras

Tijuana

Al despertar esa noche por escuchar el ruido intenso de la lluvia, no imaginaba que la colonia donde vivía estaría devastada por las [url=http://www.youtube.com/watch?v=T1tDlPVTdzA]tormentas que azotaron Tijuana los primeros días de 1993[/url], año en el que la ciudad se había convertido en un caos.

Así lo recordó Gabriel Villanueva, quien dijo que su colonia México Lindo, ha sufrido cambios en infraestructura desde aquel enero en el que perdieron la vida familias enteras.

Cuenta que días posteriores a la lluvias la gente se tenía que trasladar en balsas improvisadas.

“Vi cómo pasaban casas completas. Se las llevaba el río, pasaban los perros, pasaban los tanques de gas, sus camas, se veía como el río iba llevándose todo, se desbordó todo, desde allá arriba vino a dar hasta acá abajo, y otra familia aquí en la entrada quedaron atrapados y ahí murieron”, relató.

El director de Protección Civil Municipal, Antonio Rosquillas Navarro, dijo que la ciudad sufrió grandes cambios tras esas lluvias extraordinarias de 1993, que afectaron a colonias como El Pípila, 3 de Octubre, Sánchez Taboada, Camino Verde, Vista Hermosa, Los Laureles, entre otras.

Detalló que la avenida San Martín, que iniciaba en el bulevard Díaz Ordaz y llegaba al bulevar Insurgentes, se redujo a la mitad de su extensión y en su lugar construyeron los nuevos puentes del bulevar Manuel J. Clouthier, se concluyó la tercera etapa del Río Tijuana y se instalaron desarenadores como en El Florido, Aguaje de la Tuna, México Lindo, Lomas Verdes, Cañon Rosario Castellanos, entre otros.

“Cuatro desarenadores a lo largo, que si los mantienen limpios a principio de la temporada, pues van a parar todos los sólidos. Va a correr el agua y ya si corre el puro agua pues ya tiene que irse sin ningún problema, pero si no se limpian, se dejan saturados, es como si ni hubiera, por eso la necesidad del mantenimiento año con año”, explicó.

Por otra parte, el delegado de la Conagua en el estado, Eduardo Ledesma Romo, explicó que el canal del Río Tijuana ha resistido las lluvias más intensas pero actualmente hay nuevos asentamientos irregulares por el crecimiento desmedido de la ciudad.

“Que nos va ayudar el arroyo Alamar, pues, bastante al nuevo crecimiento de la ciudad, porque si tú ya vas, ya hay población por todo el arroyo, a la orilla del arroyo...tú te vas a todo el recorrido, hay 'Cartolandia', lo que existía acá, que esa gente se va a tener que mover de ahí también para darle otra infraestructura urbana”, recomendó.

El presidente del Colegio de Ingenieros de Tijuana, Roberto Méndez Meza, señaló que sí ha habido avances en infraestructura la ciudad, pero si no se le da mantenimiento al sistema pluvial es como si no existiera.

"Creemos que si nos pega un fenómeno como en el 93 pudieran haber daños considerables, una cantidad de lluvia de esas magnitudes sería desastroso aquí para la zona por las las laderas en las que se encuentran los asentamientos...requerimos de más infraestructura y apoyos a esas zonas vulnerables”, remarcó.

Por otra parte, el secretario de Desarrollo Urbano Municipal, Esteban Yee Barba, detalló que en lo que va de la administración han invertido más de 120 millones de pesos en materia de pluviales.

Dijo que este tipo de obras no son realizadas por otros alcaldes, porque no son visibles a la población.

Reveló que actualmente se está construyendo un cajón pluvial en la avenida Mexicali, conocida como de Las Arboledas.