Hermano identificó cuerpo de Carlos Montaño, justifican autoridades

La Subprocuraduría contra la Delincuencia Organizada justifica entrega de cadáver que se identificó con el nombre de una persona viva; el trámite se hizo en administración pasada, explica
 Carlos Montaño Espericueta busca que le regresen su identidad
(Milenio)

Tijuana

La Subprocuraduría contra la Delincuencia Organizada justificó que la entrega del cuerpo de un hombre asesinado con una identidad equivocada se basó en el reconocimiento de un familiar y un testigo.

En una postura oficial por escrito, el titular del organismo, José María González Martínez, explicó que "el procedimiento para la entrega de un cuerpo reconocible de rostro se realizó en base a la declaración de dos testigos de identidad".

Se trata del cadáver de un hombre identificado como Carlos Montaño Espericueta, quien el viernes apareció vivo y exigió la reparación de daños y perjuicios a a las autoridades que entregaron los restos a su familia como si fueran suyos.

De acuerdo con su testimonio, Montaño Espericueta fue dado por muerto por conocidos que notificaron a su familia en Sinaloa. Supieron del homicidio de un hombre apodado "el Flash", como también se le conoce a él, y un hermano vino a Tijuana a reconocerlo.

Montaño denunció que personal del Servicio Médico Forense presionó a su familiar para que reconociera un cuerpo que le mostraban como suyo bajo el argumento de que si no se lo llevaban lo enterrarían en la fosa común a pesar de que él no le encontraba parecido; incluso le negaron una prueba de ADN.

En el comunicado enviado por la Procuraduría General de Justicia del estado se detalla que "el hermano del afectado acudió a Semefo cuatro días después que llego el cuerpo, quien junto con otra persona atestiguaron que se trataba de él".

La averiguación previa inició en la administración pasada explica el documento.

"Vemos que en el papel se siguió el procedimiento legal para la entrega de un cuerpo, y si ahora hay una persona afectada, pues con todo gusto lo atendemos en la dependencia", refiere el subprocurador.

"En el acta se incluyó una fotografía donde la persona occisa pudo ser fácilmente reconocida por sus familiares, ya que no muestra lesiones en el rostro. En la Procuraduría General de Justicia del estado estamos abiertos a cualquier denuncia de ciudadanos que se sientan afectados por una actuación de servidores", señala el comunicado.