Graves los cambios a reglamento de Ruta del Vino: regidora

Abre la puerta a desarrollos inmobiliarios, campos de golf y hasta instalación de industrias en campos agrícolas, afirmó la panista María del Carmen Iñiguez

Tijuana

El nuevo reglamento de la Ruta del Vino sí abre la puerta a desarrollos inmobiliarios, campos de golf y hasta instalación de industrias en campos agrícolas, con la aprobación automática de uso de suelo.

Así lo aclaró, en entrevista para Milenio Radio, la regidora panista de Ensenada, María del Carmen Iñiguez Casanova.

Refirió que con los cambios aprobados recientemente se elimina la vigilancia a cambios de uso de suelo, y se desconoce al 100 por ciento el programa sectorial de desarrollo del Valle de Guadalupe; afirmó que lo que no esté prohibido expresamente en el reglamento, se podrá hacer.

La regidora expresó que los cambios se hicieron entre mentiras, sin consenso ni reuniones. Calificó el reglamento como "descabellado" y que "atenta contra la inteligencia de todos", aceptando que se creó ambigüedad en la ley para "hacer lo que se les dé la gana".

Señaló que detrás de este reglamento están intereses personales ajenos a los intereses de la mayoría de los productores del valle y nombró algunos de los implicados, como Carlos Lagos y Ricardo Zazueta, del grupo Lagza, aunque aclaró que no son los únicos interesados.

La regidora panista explicó que ni los diputados federales ni el Congreso local tienen atribución de revertir estos cambios, sino que está a manos del alcalde, el único que puede convocar a sesión de Cabildo, y de los regidores, por lo que la decisión de dejar la medida sin efecto recae en Cabildo.